EFEBagdad

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, manifestó hoy la disposición de su país a alcanzar un "acuerdo de no agresión" con los países árabes, en medio de las tensiones en la zona del golfo Pérsico y las acusaciones de Estados Unidos.

"Irán presentó varias propuestas para dialogar y cooperar con los países de la región, entre ellos un pacto de no agresión con los países vecinos del golfo Pérsico. Esta propuesta todavía está sobre la mesa", declaró hoy Zarif en una rueda de prensa conjunta con su homólogo iraquí, Mohamed Ali al Hakim.

Zarif aseguró que todavía no ha recibido respuestas a la propuesta, de la que no ofreció detalles, pero insistió en que Irán "desea" mantener relaciones "buenas y equilibradas" con los países árabes del golfo, que son estrechos aliados de Estados Unidos.

El ministro de Exteriores iraní arremetió contra las sanciones económicas impuestas por Washington a su país al asegurar que "infringen las resoluciones del Consejo de Seguridad" de la ONU y tienen como propósito "obligar" a los países europeos a abandonar el acuerdo nuclear, del que se desmarcó el presidente de EEUU, Donald Trump.

"Irán repelará cualquier esfuerzo para lanzar una guerra contra el país, sea económica o militar, y los afrontará fuertemente", dijo Zarif.

Por su parte, Al Hakim expresó el apoyo de Irak a Teherán frente las sanciones impuestas por Estados Unidos.

"Decimos de forma clara y expresa que estamos en contra de las medidas unilaterales por parte de EEUU y no las aceptamos", dijo.

El ministro afirmó que Irak está dispuesto a intermediar entre Washington y Teherán en caso de que las partes se lo pidan.

"Estamos con el vecino Irán en su postura ante las medidas estadounidenses. Seremos intermediario entre las dos partes en caso de que se propusiera tal asunto a Irak", dijo el ministro iraquí.

El pasado martes, el primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi, anunció que enviará sendas delegaciones a EEUU e Irán para intentar mediar entre ambos, en plena escalada de tensión en el golfo.

El jefe de la diplomacia iraní llegó este sábado a Bagdad en una visita oficial en la que fue recibido por el presidente, Barham Saleh, y el primer ministro.

El viernes pasado el presidente estadounidense anunció el próximo despliegue de unos 1.500 militares más en Oriente Medio, una medida con la que EEUU busca "proteger" al resto de sus tropas en la región y que promete agravar las tensiones con Irán.

La tensión entre EEUU e Irán se ha disparado desde abril, cuando Washington anunció el fin de las exenciones a la compra del petróleo iraní y envió varios buques de guerra al golfo Pérsico. EFE

ah-se-mp/jlp/si