EFEKabul

Los combates entre las fuerzas de seguridad afganas y los talibanes se han intensificado en las afueras de al menos tres importantes capitales de provincia en el sur y oeste del país, incluyendo Kandahar, donde el tráfico aéreo civil ha sido suspendido por los ataques con mortero de los insurgentes.

Además de Kandahar, se han registrado intensos choques en las provincias de Helmand (suroeste) y Herat (oeste), que se encuentran entre las ciudades más habitadas de Afganistán, en medio de una ofensiva de los talibanes que les ha permitido capturar un número récord de distritos desde que las fuerzas internacionales comenzaron su retirada del país.

PROVINCIA EN ALERTA

Estas capitales de provincia se encuentran "en alerta elevada y hacen frente a un alto nivel de amenazas de seguridad", dijo el portavoz de las fuerzas armadas afganas, Ajmal Omar Shinwari, en una rueda de prensa en Kabul.

"Tenemos la capacidad de defender estas ciudades del enemigo, la situación está bajo control", dijo Shinwari.

En Kandahar, en cuyas afueras se registran desde hace semanas choques entre ambas partes del conflicto, los talibanes dispararon al menos tres cohetes contar el aeropuerto internacional que impactaron en las pistas de aterrizaje.

"Los vuelos civiles han sido suspendidos pero los militares continúan en el aeropuerto. Esperamos reabrir las pistas para vuelos civiles hoy por la tarde o mañana cuando sean reparados", dijo a Efe el director del aeropuerto, Masoud Pashtun.

En la vecina Helmand, los talibanes han ganado terreno en los últimos días hacia la capital provincial, Lashkargah.

"Los combates han alcanzado el primer y el octavo distrito policial de la ciudad, mientras que el séptimo y noveno distrito han sido capturados por los talibanes", dijo a Efe el director del consejo provincial, Attaullah Afghan.

"También hay combates en otras partes de Lashkargah, lo que ha obligado a algunas personas a huir aunque la mayoría de los ciudadanos están atrapados dentro de sus hogares", añadió.

La lucha continúa también en torno a la ciudad de Herat por tercer día consecutivo, y las autoridades afganas han enviado a cientos de tropas de las fuerzas especiales y al jefe adjunto de seguridad del Ministerio del Interior, Abdullah Rahman.

Rahman "lanzará y supervisará varias operaciones para derrotar y rechazar a los talibanes en la ciudad de Herat", dijo a Efe el portavoz adjunto de Interior, Ahmad Zia.

Al menos 254 combatientes talibanes han muerto y otros 97 han resultado heridos en las últimas 24 horas, mientras que 13 de las 34 provincias han registrado combates.

AVANCE INÉDITO

El aumento de los ataques insurgentes y los intentos de capturar capitales de provincia han obligado al Gobierno afgano a luchar por su existencia en los últimos tres meses, como reconoció el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) el pasado viernes en un informe.

Los talibanes han aumentado su ofensiva en Afganistán en los últimos meses y han capturado al menos 125 de los 407 distritos del país, algo inédito en dos décadas de conflicto.

El aumento de la violencia coincide con el comienzo de la fase final de retirada de las tropas de EEUU y la OTAN, el pasado 1 de mayo, que Washington espera finalizar este agosto.