EFEEstrasburgo (Francia)

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, defendió este martes que su país ha "recuperado el control de su economía" siete años después de los momentos más duros de la crisis helena y subrayó que las imágenes de aquella etapa "se han borrado para siempre".

En un discurso ante el Parlamento Europeo a poco más de un año de que Grecia acuda de nuevo a elecciones generales, tras el verano de 2023, Mitsotakis aprovechó para repasar la gestión de su gobierno durante los tres últimos años en un momento "que coincide con el final de un capítulo difícil para su país".

Dijo que "en 2015, Grecia estuvo a un paso del abismo de dejar Europa y en su sociedad hubo olas de populismo ciego una y otra vez. Afortunadamente para mi país, la Grecia de 2022 no puede compararse con la de 2015".

"Siete años después, estoy aquí para decirles que esas imágenes se han borrado para siempre y mi país tiene un nuevo gobierno que le lidera hacia una nueva era", explicó el primer ministro griego.

Mitsotakis afirmó que Grecia ha logrado "dar la vuelta a la tortilla", quitarse de encima "la amenaza neonazi de Amanecer Dorado" (el partido político griego fascista ilegalizado en 2020) y dijo estar "orgulloso de que el país haya recuperado el control sobre su economía".

"Estoy orgulloso también como europeo, porque he visto que a pesar del sufrimiento de mi país, las instituciones europeas han conseguido dar nuevas soluciones a nuevos problemas", apuntó el mandatario, que citó entre los retos griegos en los últimos años la gestión migratoria, las tensiones territoriales con Turquía o la lucha contra la pandemia.

Mitsotakis también se refirió a la guerra rusa en Ucrania, conflicto que acaba de cumplir cuatro meses de duración, y dijo que a Kiev "le debemos actuar" y "no quedarnos en el statu quo, porque en el futuro otros pueden intentar desestabilizarnos".

En este sentido, ejemplificó que Grecia también se ve "desestabilizada por terceros países", en referencia a las tensiones por las aspiraciones de Turquía, Grecia y Chipre de delinear sus zonas económicas exclusivas (ZEE) en el Mediterráneo oriental.

"Están todos aquellos que tienen fantasías imperialistas y a eso hay que ponerle freno. Grecia, sin duda, no va a tolerar ningún cuestionamiento de su integridad territorial y de su soberanía", dijo.

"Mi postura está clara desde hace tiempo. Nosotros mantenemos la puerta cerrada a las amenazas, pero abrimos la ventana a unas relaciones pacíficas. Las diferencias entre estados se solucionan según el derecho internacional y no de otra manera", incidió el primer ministro griego.