EFEAhmedabad (India)/Nueva Delhi

El primer día de la visita oficial del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la India dejó este lunes dos imágenes diametralmente opuestas: la del baño de masas del dirigente estadounidense en Ahmedabad (oeste), y los disturbios en Nueva Delhi que dejaron al menos un policía muerto.

En Ahmedabad, Trump disfrutó de una multitudinaria acogida, con miles de personas que lo escoltaron desde el aeropuerto hasta el estadio de Motera, “el estadio de críquet más grande del mundo”, entre decenas de carteles junto a su anfitrión, el primer ministro indio, Narendra Modi.

“Namaste Trump”, anunciaban las pantallas, carteles y las gorras que protegían del punzante sol a los más de 100.000 asistentes en el estadio, a los que se vio más animados con las actuaciones musicales previas que con la llegada de los dos mandatarios.

La recepción, una de las mayores ofrecidas en este país a un mandatario extranjero, fue recompensada por Trump con continuos elogios hacia su “amigo” Modi, del que recordó sus orígenes humildes ahí en el estado de Gujarat, del que es originario.

3.000 MILLONES DE DÓLARES EN HELICÓPTEROS MILITARES

Trump aprovechó también ese contexto único para anunciar la venta a la India por valor de 3.000 millones de dólares de los “helicópteros más avanzados” y otro material militar.

El presidente estadounidense estuvo acompañado en todo momento por la primera dama, Melania Trump, además de su hija y asesora Ivanka y el esposo de ésta, Jared Kushner, como parte de una delegación de 12 personas con el foco puesto en la economía, en un año de fricciones comerciales.

Más allá del buen entendimiento entre ambos líderes, la India y EE.UU. chocaron recientemente en la imposición de tasas arancelarias o la decisión estadounidense de retirar el pasado junio al país asiático del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP).

Sin embargo, y como gesto de buena voluntad durante su intervención, Trump dio a entender que la India y EE.UU. firmarán un acuerdo especialmente importante, aunque no durante este viaje.

"El primer ministro Modi y yo también discutiremos nuestros esfuerzos de expandir los lazos económicos entre ambos países, haremos un enorme acuerdo comercial, muy, muy importante, entre los mayores jamás hechos", señaló el presidente estadounidense.

Pero, afirmó acto seguido, EE.UU. y la India están "en la primera fase de la discusión de este increíble acuerdo comercial".

"Es un negociador muy duro", dijo Trump en referencia a Modi, desatando la ovación del público.

Tampoco Modi quiso dejar pasar la ocasión para remarcar que los lazos entre Nueva Delhi y Washington suponen "mucho más que una relación cercana, es un nuevo comienzo para los lazos entre la India y Estados Unidos".

DIPLOMACIA Y PLACER

Trump disfrutó de una primera jornada relativamente tranquila con respecto al programa oficial de mañana, cuando centrará su agenda en los asuntos oficiales y reuniones con dignatarios indios.

Antes del inicio del evento en el estadio, los dos líderes y sus comitivas visitaron el ashram Sabarmati, donde vivió el mahatma (gran alma) Gandhi durante varios años.

Allí Melania y Trump tuvieron incluso la oportunidad de comprobar el funcionamiento del tradicional "charkha", la rueca de hilar que Ghandhi convirtió en símbolo de la resistencia al colonialismo británico.

La jornada acabó en la ciudad de Agra, donde Trump y Melania disfrutaron del atardecer en el emblemático mausoleo Taj Mahal, “un lugar increíble”, según señaló el mandatario antes de viajar a la capital india, donde aterrizó a última hora de la tarde.

DISTURBIOS EN DELHI

Lejos de las kilométricas celebraciones en honor al presidente norteamericano en Gujarat, Delhi vivió una jornada marcada por la muerte de al menos un policía durante los enfrentamientos entre defensores y detractores de una polémica ley de ciudadanía que excluye a los musulmanes.

"Uno de los agentes está muerto", confirmó a Efe un oficial de la comisaría del barrio de Jaffrabad, al noreste de la capital india, que pidió el anonimato.

"Debido al lanzamiento de piedras -entre los dos grupos de manifestantes- mucha gente ha resultado herida", añadió.

La protesta de hoy se suma a otras vividas en la India durante los últimos meses desde que el pasado diciembre el Parlamento aprobó la controvertida enmienda a la Ley de Ciudadanía.

Este asunto estaba ya entre las “preocupaciones” de la Administración Trump antes de su visita a la India, según había adelantado la Casa Blanca, sobre todo la “libertad religiosa” en el país asiático.

Moncho Torres y David Asta Alares