EFEUSAWashington

El grupo Fiat Chrysler (FCA) pagará 800 millones de dólares en Estados Unidos para resolver demandas sobre el uso de software ilegal para ocultar las emisiones de sus motores diésel, dijo hoy la compañía.

El acuerdo evitará que FCA se enfrente en los tribunales a demandas interpuestas por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), el Departamento de Justicia y 50 estados, entre otros organismos públicos.

FCA se ha comprometido a pagar alrededor de 400 millones en multas para resolver las demandas.

Además, el fabricante destinará otros 400 millones de dólares a compensar a sus clientes, ampliar las garantías de vehículos y realizar acciones de mitigación medioambiental para llegar a un acuerdo con los propietarios de automóviles afectados.

Según señaló EPA, FCA "instaló funciones de software no declaradas y aparatos de trucaje en alrededor de 100.000 Ram 1500 y Jeep Grand Cherokee con motores diésel de los modelos 2014-2016".

EPA añadió que el software y los aparatos de trucaje "provocaron que los sistemas de control de emisiones actuasen, en determinadas condiciones de conducción, de forma diferente y menos efectiva a que en las pruebas de emisiones federales, lo que provocó el aumento de emisiones contaminantes y dañinas en el aire".

De forma separada, el fabricante alemán Bosch, que diseñó el software del trucaje, pagará 27,5 millones de dólares por su participación en el engaño.

FCA dijo en un comunicado que proporcionará de forma gratuita software actualizado a unos 104.000 vehículos afectados y unos 2.800 dólares a sus propietarios.

Los vehículos afectados son los modelos Ram 1500 2014-2016 y Jeep Grand Cherokee equipados con motores EcoDiesel V6 de tres litros.

A pesar del acuerdo y el pago de 800 millones de dólares, FCA añadió que sigue manteniendo que "no estableció un fraude deliberado para instalar aparatos de trucaje para engañar en las pruebas de emisiones".

Sin embargo, el director en funciones de EPA, Andrew Wheeler, declaró durante una rueda de prensa que "el uso por parte de FCA de aparatos para evitar los controles de emisiones es una clara violación de la Ley de Aire Limpio. Pero no sólo violaron la ley, intentaron ocultar sus acciones".

El acuerdo no cancela la investigación criminal iniciada por las autoridades para determinar responsabilidades en un escándalo similar al que forzó a Volkswagen (VW) a pagar decenas de miles de millones de dólares en compensaciones.

Mark Chernoby, responsable en Norteamérica de Seguridad y Cumplimiento Regulador de FCA, declaró que "reconocemos que esta ha creado incertidumbre entre nuestros clientes y creemos que esta resolución mantendrá su confianza en nosotros".