EFEUSAWashington

Las autoridades están investigando el posible mal funcionamiento de los airbag de 12,3 millones de vehículos producidos con unidades de control de la empresa ZF-TRW, que pueden hacer fallar la activación del sistema.

Los vehículos implicados pertenecen a las marcas Kia, Chrysler, Mitsubishi, Hyundai, TRW Automotive, Honda y Toyota y la investigación afecta a automóviles producidos entre 2010 y 2019.

La Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera (NHTSA) publicó hoy en su página web el sumario de la investigación, que señala que el 19 de abril se amplió al nivel de "análisis de ingeniería" para "incluir el proveedor y cualquier fabricante que ha instalado esta unidad en vehículos de producción".

La investigación se centra en el componente eléctrico que controla las señales de los sensores de impacto del vehículo. Su fallo, puede provocar que los airbag no se activen, dijo NHTSA en el documento.

Según las investigaciones preliminares, algunas unidades de control de los airbag producidas por ZF-TRW han resultado dañadas cuando el vehículo ha sufrido un accidente, especialmente si es un impacto frontal, "aunque la probabilidad de que esto ocurra parece ser baja".

Kia, Hyundai y Chrysler ya realizaron llamadas a revisión para remediar el defecto.

La llamada a revisión de Chrysler tuvo lugar en septiembre de 2016 para reparar vehículos de los años 2010 a 2014, indicó NHTSA.

Añadió que "recientemente, la Oficina de Investigación de Defectos (de NHTSA) identificó dos casos de impactos frontales sustanciales (uno de ellos con fatalidades) con vehículos Toyota" en los que se sospecha que la unidad de control falló a la hora de activar los airbag.

Los dos impactos fueron de vehículos Toyota Corolla 2018 y 2019.

NHTSA indicó que aunque no ha encontrado el mismo problema en otros vehículos producidos con la unidad de control de ZF-TRW, quiere evaluar la susceptibilidad del sistema a fallos provocados por señales eléctricas generadas a consecuencia de impactos o cualquier otra razón.