EFE NewsMiami

Líderes de varias organizaciones civiles de Florida se pronunciaron este martes en contra del nuevo proyecto de ley anunciado por el gobernador Ron DeSantis cuyo propósito es reprimir las "protestas violentas y desorganizadas" y blindar a la Policía, una medida que los activistas tildaron de "retórica draconiana".

Los líderes de al menos una decena de organizaciones como el Comité de Acción Comunitaria de Tallahassee, el Centro de Leyes de Pobreza del Sur (SPLC) y Dream Defenders indicaron en un comunicado que la medida propuesta por DeSantis sirve "para envalentonar los ataques policiales".

También, expusieron, fue creada "para aterrorizar a los organizadores del antirracismo y (de la plataforma civil) Black Lives Matter en Florida".

Los activistas de otros grupos que defienden los derechos civiles en Florida, como Let Your Voice Be Heard (Deja que se escuche tu voz, de Orlando) y el Comité de Acción Comunitaria de Tampa también organizaron este martes un debate público a través de la plataforma digital Zoom.

En ese ámbito fueron convocados líderes religiosos como el reverendo Ron Rawls, de la Iglesia Episcopal Metodista Africana (AMEC), ubicada en San Agustín (oeste).

DeSantis presentó ayer el proyecto legislativo denominado "Lucha contra la violencia, el desorden y el saqueo, y protección de la aplicación de la ley", que se propone que sea el "enfoque principal" de la próxima sesión en el Parlamento estatal.

Las nuevas medidas prevén que el bloqueo de una calle o carretera durante una protesta se convierta en un delito grave, de tercer grado.

Además, indicó el gobernador, habrá sanciones para aquellos que dañen inmuebles públicos. Igualmente, las personas declaradas culpables de participar en actos violentos perderán su derecho a la prestación económica por desempleo.

"Es un paquete muy sólido. Creo que lo que está advirtiendo es que no vamos a dejar que Florida siga por el camino que han ido otros lugares (del país)", dijo.

Otro componente del nuevo paquete de medidas prevé eliminar la capacidad de los gobiernos locales de retirar fondos a las agencias de aplicación de la ley.

"Si se aprueba esta legislación, le aseguraremos a la gente que venir a Florida no es seguro. No solo por los números récord de COVID-19, sino porque grupos de siete o más que se apiñan en 'reunión desordenada' en Disney, Universal Studios, en las playas, en los juegos de fútbol universitario, en tiendas, hoteles y restaurantes estarán poniéndose ellos mismos en alto riesgo de arresto", afirmaron los activistas en el comunicado conjunto.

En declaraciones aparte, Carrie Boyd, directora de políticas del SPLC, manifestó que "si se aprueba esta ley, las personas que no hicieron nada malo correrán el riesgo de ir a la cárcel".

"Está claro que la verdadera intención del gobernador es disuadir a la gente de ejercer su derecho a la Primera Enmienda", añadió Boyd.

Por otro lado, el Comité de Justicia Penal y Aplicación de la Ley (CJLE), de la Junta de Relaciones Comunitarias del condado de Miami-Dade, analizará este miércoles a través de Zoom el proyecto de ley propuesto por DeSantis y su implicación en la comunidad de convertirse en ley.

Todas las reuniones de la Junta de Relaciones Comunitarias están abiertas al público y se anima a los residentes a asistir, según un comunicado distribuido hoy.