EFEMéxico

Amnistía Internacional (AI) calificó de "vergonzosa" la detención domiciliaria, tras ser dejado en libertad, del opositor cubano José Daniel Ferrer, condenado por lesiones, secuestro y atentado.

"Aunque es una buena noticia que José Daniel Ferrer García finalmente pueda irse a casa en lugar de permanecer en prisión, donde correría un mayor riesgo de COVID-19, su condena y sentencia siguen siendo vergonzosas", dijo la directora de América de Amnistía Internacional, Érika Guevara-Rosas, y recoge un boletín.

De esta manera, pese a que AI celebró la liberación, criticó que se le condenara por "lesiones" y "privación de libertad" y fuera sentenciado a cuatro años y medio de arresto domiciliario.

Para la ONG, Ferrer "nunca debería haber sido detenido por expresar pacíficamente sus ideas en primer lugar".

Este caso expone, según AI, que las autoridades cubanas han dejado claro "una vez más que no toleran las voces críticas" y la libertad de expresión.

José Daniel Ferrer fue detenido el 1 de octubre de 2019 en Santiago de Cuba y, tras más de cuatro meses en prisión, el pasado 26 de febrero fue juzgado a puerta cerrada en un tribunal de esa provincia por los cargos de lesiones, secuestro y atentado, por los que la Fiscalía pedía una pena de nueve años de cárcel.

"Las autoridades cubanas impidieron que la prensa, la Unión Europea y Amnistía Internacional supervisaran su juicio el 26 de febrero", denunció AI.

Además de Ferrer, de 49 años, también fueron excarcelados los disidentes Fernando González, Roilán Zárraga y José Pupo, todos miembros de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), quienes habían sido detenidos a la vez que el disidente.

Para González, Zárraga y Pupo el Ministerio Público pedía 8 años de cárcel, para los dos primeros, y de 7 años en el caso del tercero.

Tanto Ferrer como su familia mantienen que es inocente y se trata de un cargo inventado, mientras el Gobierno cubano emitió un inusual reportaje especial de televisión para defender la veracidad del caso.

Según información recabada, explicó AI, José Daniel Ferrer estuvo recluido en régimen de incomunicación después de lo que parecía ser una detención arbitraria en octubre pasado.

"Posteriormente, Amnistía Internacional recibió informes de que pudo haber sido torturado o maltratado", agregó el boletín.

En el mismo comunicado, la representante de AI instó a las autoridades cubanas "a liberar de inmediato a todos los presos de conciencia", incluido el periodista independiente Roberto Quiñones Haces y cinco miembros de la Unión Patriótica de Cuba actualmente encarcelados.