EFEUSAMiami

El disidente cubano Jorge Luis García Pérez "Antúnez" calificó hoy de "irresponsable" al cardenal Jaime Ortega Alamino por decir que en la actualidad ya no hay "presos políticos" en Cuba.

En una conferencia de prensa en Miami, Florida, "Antúnez" expresó la "indignación" de la oposición cubana y las organizaciones del exilio por las palabras del cardenal, al que acusó de "lavar la cara" al régimen de los Castro ante la próxima visita del papa Francisco a la isla.

El disidente cubano, que estuvo acompañado en la rueda de prensa por dirigentes del exilio en Miami, se mostró convencido de que las palabras del cardenal "no son casuales", y le pidió que si está siendo sometido a "chantaje" por el Gobierno cubano, al menos no utilice a los presos y demuestre "sensibilidad".

El cardenal Ortega, arzobispo de la archidiócesis de La Habana desde hace más de 30 años, aseguró el pasado 5 de junio en una entrevista con la emisora de radio española Cadena Ser que en Cuba ya no hay presos políticos, sino apenas reclusos por delitos comunes.

"Cuando vino el papa Benedicto hubo un indulto de presos comunes, porque ya en Cuba no quedan aquellos presos políticos", dijo Ortega, en referencia a que con la visita del papa Francisco podría producirse un "gesto" similar.

"Antúnez" aseguró que estas declaraciones del cardenal, además de "irresponsables, no son casuales ni expuestas por error o por desconocimiento", sino que responden "a un esquema diseñado para lavar el rostro internacionalmente al régimen".

En su opinión, esta afirmación busca "legitimar" al país en el ámbito internacional a pocas semanas de la visita del papa Francisco a la isla, prevista entre el 19 y el 22 de septiembre próximo. "Una visita muy peligrosa porque servirá como nunca antes para legitimar al régimen".

El líder opositor, que estuvo preso durante más de 17 años en Cuba, aseguró que declarar públicamente que en su país no hay presos políticos además de causar "una fuerte indignación" en la oposición demuestra una "insensibilidad tan cruel como ofensiva al llamarles delincuentes comunes".

Calificó su conducta de "mezquina, ambigua y cómplice" porque Ortega, "más que nadie, conoce la existencia de esos presos, así como sus largas condenas y las torturas que reciben".

"Usted, cardenal, está tendiendo una alfombra para que transite el castrismo a su continuismo", enfatizó.

"Antúnez" insistió en que el cardenal debe dejar de "poner la zancadilla" a los que, "a diferencia de él, han tenido el coraje de luchar por la libertad de su patria" y no han tenido "su lacaya postura".

El disidente fue rotundo al afirmar que el "cardenal es parte de un macabro plan para desangrar la resistencia cubana" y que, si es víctima de alguna presión o chantaje, "tenga el coraje de asumir sus propias responsabilidades y no se deje utilizar contra cubanos dignos".

"Antúnez" realizó estas declaraciones en la Casa del Preso, sede del Presidio Político Histórico Cubano de Miami, donde estuvo acompañado por representantes del exilio cubano, entre ellos, la secretaria general de la Coordinadora Internacional de Exprisioneros Políticos Cubanos, Nelis Rojas de Morales.

Morales recordó que prácticamente todas las organizaciones del exilio cubano respaldaron la convocatoria de prensa de hoy, como la Junta Patriótica Cubana, la Asociación Patriótica Cubana, el Presidio Político Histórico Casa del Preso o la Unión de Expresos Políticos de California.

En nombre de estas organizaciones, Morales recordó que el exilio cubano ya ha hecho llegar al papa Francisco una lista de los presos políticos en la isla.

El cardenal cubano fue condecorado el pasado 11 de mayo por el presidente de Francia, François Hollande, con la orden de Comendador de la Legión de Honor, la más alta distinción que concede el país galo.

En su reciente visita a Cuba, Hollande explicó que concedía este reconocimiento a Ortega por "su trabajo social y su implicación en la excarcelación de decenas de presos políticos", como resultado del inédito diálogo abierto entre la Iglesia y el Gobierno de la isla en 2010.

La organización Vigilia Mambisa se concentró hoy frente al consulado de Francia en Miami para protestar por este viaje de Hollande a Cuba.

"Hollande no habló con las Damas de Blanco, con nadie de la oposición, ni tampoco mencionó el tema de los derechos humanos" en su reunión en La Habana con el líder cubano Fidel Castro y su hermano, el presidente Raúl, dijo a Efe Miguel Saavedra, director de este grupo del exilio.

Censuró además Saavedra que el mandatario francés se mostrara partidario del levantamiento del embargo comercial de EE.UU. contra Cuba y firmara varios acuerdos de "cooperación con el régimen terrorista cubano".