EFELondres

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, subrayó este lunes la buena salud de la "relación especial" entre su país y el Reino Unido, y agradeció a Londres su colaboración para "exigir responsabilidades" a Rusia.

Tras reunirse con el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, Blinken resaltó en una rueda de prensa conjunta la necesidad de cooperar para frenar las "acciones imprudentes y agresivas" de Moscú en la frontera de Ucrania.

Estados Unidos "no cuenta con un aliado más cercano, con un socio más íntimo, que el Reino Unido", afirmó Blinken, que mañana participará en la cumbre de titulares de Exteriores y Desarrollo del G7 en la capital británica.

"Si Rusia decide actuar de forma imprudente y agresiva, nosotros responderemos. Pero no estamos tratando de que haya una escalada, nosotros preferimos una relación más predecible y estable. Si Rusia se mueve en esa dirección, nosotros también lo haremos", agregó.

Raab indicó por su parte que "la puerta para unas relaciones positivas siempre está abierta", pero los "apuestas arriesgadas" en la frontera ucraniana, así como "los ciberataques y la desinformación" promovidos por Moscú, deben cesar.

RELACIONES CON CHINA

Las relaciones de la comunidad internacional con China centrarán parte del diálogo de los ministros reunidos en Londres, señalaron Blinken y Raab.

"Nuestro propósito no es contener o hundir a China. Lo que intentamos es defender el orden basado en normas internacionales en el que nuestros países han invertido tantas décadas", dijo el secretario de Estado.

Atraer a Pekín hacia ese ordenamiento legal, "será un beneficio no solo para los ciudadanos de nuestros países, sino para personas de todo el mundo, incluida China", afirmó.

Raab insistió en que es necesario encontrar "formas constructivas de trabajar con China de una manera inteligente y positiva, cuando sea posible".

Esa colaboración es especialmente importante en asuntos como el cambio climático, esgrimió: "Queremos ver a China dando un paso al frente y jugando un papel protagonista", apostilló.

RETIRADA DE AFGANISTÁN

El ministro británico y el secretario de Estado estadounidense abordaron asimismo durante su encuentro la retirada de los soldados de Afganistán.

"La prioridad es proteger a nuestras tropas en el periodo entre ahora y septiembre, asegurarnos de que preservamos nuestra capacidad de lidiar con el contraterrorismo y protegemos los progresos que con duro trabajo hemos logrado en Afganistán", señaló a ese respecto Raab.

Blinken, por su parte, agradeció la colaboración británica en la misión militar en ese país: "Hemos trabajado hombro con hombro durante casi veinte años, compartiendo una misión y cubriéndonos las espaldas. Nunca lo olvidaremos", dijo.

APOYO AL PROTOCOLO DE IRLANDA DEL NORTE

El diplomático estadounidense reiteró el respaldo de su Gobierno al protocolo sobre Irlanda del Norte que el Reino Unido y la Unión Europea (UE) acordaron antes de que se materializara el Brexit.

Ese protocolo impone controles aduaneros entre la región británica y la isla de Gran Bretaña, a fin de mantener abierta la frontera con la República de Irlanda y cumplir así con los acuerdos de paz firmados en 1998.

"Los Estados Unidos se mantienen como unos sólidos defensores de una Irlanda del Norte próspera y segura, en la que todas las comunidades tengan una voz y puedan disfrutar de las ventajas de una paz que costó tanto esfuerzo", señaló Blinken.

"Damos la bienvenida a las provisiones establecidas en el acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea, incluido el protocolo para Irlanda del Norte, que ayudará a proteger los avances del Acuerdo de Viernes Santo", agregó.