EFEUSAWashington

La coalición global contra el Estado Islámico (EI) no ha logrado un acuerdo para decidir qué hacer con los supuestos yihadistas en Siria, a los que EE.UU. quiere ver extraditados a sus países de origen, mientras otras naciones, como Francia, esperan que Irak se haga cargo.

Al final de la reunión, en una rueda de prensa, el coordinador de la estrategia antiterrorista del Departamento de Estado, Nathan A. Sales, reconoció que existen "diferencias" entre los 31 miembros de la coalición que se reunieron hoy en Washington y que están implicados directamente en la lucha contra los terroristas.

"Creo que, sinceramente, existe una diferencia de opiniones sobre la mejor forma de resolver el problema. EE.UU. y un número de países tienen la posición de que, como cuestión de un tema de repartición de responsabilidades, cada país debe hacerse cargo de esta situación", dijo Sales.

De esa forma, una vez más, el Gobierno insistió en la necesidad "urgente" de que las potencias europeas se hagan cargo de los yihadistas europeos y de sus familias, que están en el norte de Siria bajo la custodia de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada encabezada por las milicias kurdosirias.

Al mismo tiempo, Sales se posicionó contra el diálogo del Gobierno francés con Irak para que ese país se encargue de enjuiciar a los yihadistas; así como contra la creación de un tribunal internacional que juzgue a esos radicales, una propuesta liderada por Suecia y que ha ganado apoyos en Europa.

"Nuestra visión -subrayó Sales- es que no es una opción factible el preguntar a otros países en la región que extraditen a los combatientes de otra nación y que les encarcelen y enjuicien allí."

"Simplemente, no pesamos que va a ser efectivo. Y no pensamos que un tribunal internacional 'ad hoc' será efectivo. Organizarlo costará una fortuna y no tiene la misma efectividad para hacer justicia que los tribunales a nivel nacional", añadió Sales, a cargo de la estrategia antiterrorista de Washington desde agosto de 2017.

Más de 2.000 yihadistas occidentales y sus familias se encuentran en cárceles y campos de refugiados gestionados por las milicias kurdosirias, que tuvieron que reducir el número de efectivos que vigilaban esas instalaciones en el norte de Siria tras el ataque de Ankara del pasado 9 de octubre.

TENSIONES POR LA OFENSIVA TURCA

Precisamente, en la cita salieron a relucir las tensiones entre EE.UU. y otras naciones, como Francia, por la forma en la que el presidente, Donald Trump, anunció hace un mes la retirada de las tropas de su país del norte de Siria, con el consiguiente abandono de las aliadas milicias kurdosirias ante la ofensiva turca.

Trump tomó esa decisión sin avisar previamente a los otros miembros de la alianza y después de una llamada telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

Ante esa situación, el Gobierno francés pidió una reunión urgente de la coalición y acusó a Turquía de estar poniendo en peligro los logros de los últimos cinco años en la lucha contra el yihadismo.

En un comunicado emitido el miércoles, el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, expresó su intención de reiterar hoy que "cualquier iniciativa unilateral" puede socavar la lucha contra el EI y, por eso, "todos los miembros de la coalición deben estar estrechamente coordinados".

WASHINGTON PRESUME DE LA MUERTE DE AL BAGDADI

Ante las tensiones generadas por la ofensiva turca, el Gobierno de Trump usó la muerte del líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi, para defender su liderazgo al frente de la coalición.

"Nadie está cuestionando el papel de EE.UU. Sí, sí tomen nota de esto", dijo en una rueda de prensa visiblemente encendido el enviado de Washington para Siria, James Jeffrey, que recibió varias preguntas sobre las fracturas de la coalición.

"Nadie -defendió-, nadie está cuestionando el papel de EE.UU. en la lucha contra el EI después de cómo vieron que fuimos contra Al Bagdadi y, luego, cuando vieron como al día siguiente eliminamos al que había sido designado como número dos. Eso es poner las botas sobre el terreno, eso es lo que nosotros hacemos y lo que nadie puede hacer igual de bien".

Washington anunció la muerte de Al Bagdadi el pasado 27 de octubre, tras una operación estadounidense en la localidad de Barisha, a apenas seis kilómetros de la frontera de Siria con Turquía.

Posteriormente, confirmó la muerte de Abu Hasan al Muhayir, que supuestamente había sido designado por Al Bagdadi como sucesor.

NUEVAS FRONTERAS EN LA LUCHA CONTRA EL EI

Por último, la coalición hoy se comprometió a llevar la lucha contra el EI fuera de Irak y Siria y llegar a zonas como África Occidental y el Sahel.

Con ese objetivo, EE.UU. anunció una reunión específica sobre ese tema con países africanos y miembros de la coalición para principios de 2020.