EFE NewsTucson (Arizona)

Faltando menos de seis semanas para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la campaña del candidato demócrata, Joe Biden, aseguró una posición “sólida” gracias a la construcción de alianzas para obtener una victoria histórica en Arizona, un estado tradicionalmente republicano, dijo este viernes Jessica Mejía, directora estatal de la campaña del exvicepresidente, durante un evento virtual.

"Como presidente, Joe Biden restaurará el alma de nuestra nación, reconstruirá la columna vertebral de nuestra economía y la clase media, y unirá a nuestro país. El presidente Donald Trump les ha fallado a los arizonenses desde su mala gestión de la crisis de la COVID-19, sus consecuencias económicas y sus ataques a la cobertura de condiciones (de salud) preexistentes”, dijo Mejía.

Para lograrlo, la campaña del exsenador y exvicepresidente no solo está concentrado sus esfuerzos en los votantes “tradicionales” demócratas, sino que ha establecido una coalición de trabajo entre diferentes segmentos de la población, entre ellos miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de Los Últimos Días y está buscando apoyo en regiones donde hay un fuerte número de votantes republicanos.

Igualmente, se han construido diversas coaliciones con otros grupos, incluyendo a miembros del Partido Republicano, como la viuda del senador arizonense John McCain, Cindy McCain, quien esta semana anunció que votará por Biden.

Mejía aseguró que también están trabajando con grupos indígenas y veteranos para movilizar el voto en favor del demócrata.

“Para ganar Arizona un candidato de cualquiera de los partidos políticos debe tener un fuerte apoyo en el condado Maricopa y en el condado Pima, los condados con más población en el estado, y las encuestas revelan que lo estamos logrando”, dijo.

De acuerdo con los más recientes sondeos, a nivel estatal Biden supera a Trump por un promedio de 5 puntos, pero algunas encuestas le dan ventaja de hasta 10 puntos.

Arizona es considerado un estado tradicionalmente republicano, donde Trump encontró un fuerte apoyo para su campaña en 2016, cuando prometió la construcción de un muro fronterizo con México. La última vez que Arizona votó por un presidente demócrata fue en 1996, en favor de Bill Clinton.

Jorge Neri, asesor principal de la campaña de Biden en Arizona, resaltó en el mismo evento la importancia que tendrá el voto de los latinos para que los demócratas logren contundentes victorias el 3 de noviembre, incluyendo este estado.

“Estamos hablando con los votantes latinos, por medio de llamadas, mensajes de texto y una intensa campaña en televisión, radio y las plataformas digitales”, dijo.

En las próximas semanas, la campaña de Biden iniciará un esfuerzo para pedir a todos los votantes que reciban su boleta temprana la regresen cuanto antes para que su voto sea contado.

Arizona es considerado un estado “clave” que podría ser determinante para definir quién vivirá en la Casa Blanca en los próximos cuatro años.