EFEUSAHouston (TX)

La demócrata Candace Valenzuela, candidata al Congreso de EE.UU. por Texas, quiere revertir la hegemonía republicana que en el pasado tuvo su distrito electoral si en noviembre de 2020 se convierte en la primera mujer de origen hispano en ganar la contienda política en su zona.

Valenzuela, de 34 años y nacida en El Paso (Texas), compite junto a otros seis demócratas y cinco republicanos por una plaza en el Distrito 24 de Texas, cuyo titular es el republicano Kenny Marchant, que ha decidido no postularse para las próximas elecciones.

"El propósito de aceptar la postulación y lograr el resultado que me lleve a ganar tiene que ver con la falta de oportunidades existentes en mi distrito para las futuras generaciones en materia educativa y laboral", indicó Valenzuela en entrevista con Efe.

Según la candidata, que busca repetir el fenómeno de Alexandria Ocasio-Cortez en Nueva York, la mejor alternativa para lograr esos resultados es a través del Gobierno federal, que es donde "se encuentran los fondos" e incentivos financieros.

Actual miembro electa de la junta directiva del Distrito Escolar de Carrolton-Farmes Branch, Valenzuela asegura que cuenta con el apoyo logístico del Caucus Hispano del Congreso (CHC), conformado por 30 congresistas y miembros del Partido Demócrata de ascendencia hispana.

También, con un equipo técnico especializado que se encargará de promocionar su campaña en los medios de comunicación convencionales y en las redes sociales. Entre los especialistas está la empresa que estuvo al mando de la publicidad del expresidente Barack Obama.

Pero para vencer en el distrito congresional 24 de Texas, que abarca porciones de tres condados en el norte del estado y está compuesto por un 68,7 % de blancos y un 24,4 % de latinos, Valenzuela deberá ganar primero las elecciones primarias del 3 de marzo.

"Estoy convenciendo al electorado de que soy la más idónea porque soy como ellos, como más de la mitad del total de la población, con un título universitario, con la edad promedio de 34 años, lo que nos convierte en un suburbio con familias jóvenes que necesita de un mejor futuro para nuestros hijos", resaltó.

Otro objetivo de su campaña política es atacar lo que ella denomina la retórica divisoria de la administración del presidente Donald Trump en contra de los inmigrantes.

"Sus palabras hirientes afectan directamente a nuestra población, a los latinos, a mis estudiantes", recalcó Valenzuela.

Uno de los retos que se ha propuesto superar la demócrata de llegar a ser congresista es buscar alternativas viables para equiparar los ingresos salariales de padres de familia en su distrito, para que vayan acorde con el alto costo de vida actual.

Otro de los temas importantes, según indicó, tiene que ver con la violencia generada por la proliferación de armas de fuego, que han originado matanzas en los últimos años, como la de El Paso (Texas) el 3 de agosto pasado en un centro comercial, donde murieron 22 personas.

"Atacaron la tienda donde yo solía ir de compras con mi familia cuando era niña. Las secuelas de esa matanza y de otras ocurridas en los últimos años son irreversibles, como le ha sucedido a una amiga muy cercana que escapó del ataque y que ahora debe lidiar con esos recuerdos cada día de su vida", apuntó.

Según Valenzuela, su infancia en una ciudad fronteriza fue difícil debido a los problemas financieros que obligó a su familia en una época a dormir en las calles, a pernoctar en refugios para indigentes o en casas de conocidos.

Su bisabuelo llegó a Estados Unidos de Durango (México) y participó en la Primera Guerra Mundial. Luego, sus abuelos pelearon en la Segunda Guerra Mundial y sus padres se conocieron en una base militar cuando ambos servían en el ejército.

"Pero mi madre pudo superar esas crisis y en pocas semanas pudimos conseguir un lugar estable para vivir, comer y seguir acudiendo a las escuelas públicas", recuerda Valenzuela, quien lleva el apellido de su madre porque cuando dio a luz, en el hospital "nadie le creyó que su esposo era militar".

Al graduarse de la secundaria, Valenzuela obtuvo una beca de estudios en la Universidad Claremont McKenna, en California, donde obtuvo una Licenciatura en Gobierno.

Luego, ya casada, regresó a Texas, donde vive actualmente con su esposo Andy, natural de Houston, y su hijo de 10 meses llamado Jacinto.

Cuando la legislatura estatal de Texas aprobó en 2017 la ley SB4, que autoriza a agentes policiacos a indagar sobre el estatus migratorio de personas durante detenciones rutinarias de tránsito, Valenzuela se encargó de que se lleven a cabo ciertos protocolos en las escuelas de su distrito.

"Nuestra obligación es que los padres de familia se sientan seguros al ir a recoger a sus hijos a los planteles educativos y que ninguna autoridad migratoria penetre nuestras escuelas de ninguna manera", declaró la demócrata.