EFE NewsNueva York

El Departamento de Justicia de Estados Unidos busca que se desestime la denuncia de difamación contra el presidente Donald Trump tras negar unas acusaciones de violación, ya que en su opinión el mandatario hizo esas declaraciones en su capacidad oficial y para proteger al Ejecutivo, por lo que estaría protegido por inmunidad.

El juez del caso de la columnista y escritora E. Jean Carroll ha aceptado escuchar este miércoles los argumentos del Departamento de Justicia, que si son aceptados por el magistrado obligarán a desestimar la demanda, ya que reemplazarían la acusación personal contra Trump por una contra el Gobierno estadounidense, que no puede ser acusado de difamación.

Carroll acusó a Trump de difamación después de que éste negara que el mandatario la violó en un vestuario de unas lujosas tiendas de Manhattan en los años 90.

En opinión de la escritora, la negativa de Trump dañaba su reputación y la tachaba de mentirosa. Desde septiembre el Departamento de Justicia ha tomado un papel inusual al intentar defender a Trump en un caso que es personal y que ocurrió antes de convertirse en presidente.

El Departamento de Justicia sostiene que Trump se vio obligado a desmentir las acusaciones para defender la institución a la que representa, mientras que los abogados de Carroll aseguran que esta maniobra es sólo una estratagema para conseguir que el caso no avance en los tribunales.

El Gobierno estadounidense defiende que la negativa de Trump, de la que se deriva la acusación difamación, fue un "acto oficial" como parte de un requerimiento de prensa a la Casa Blanca y es un asunto que involucra a la oficina del Poder Ejecutivo.

El Departamento de Justicia, encabezado por William Barr, ha intentado que este caso salga del tribunal de distrito de Manhattan en el que se dirime y que la demanda sea interpuesta contra el Gobierno Federal, que en ese caso tiene mayores poderes para defenderse de una acusación de difamación contra un funcionario en el ejercicio de sus funciones.

Carroll aseguró en un libro publicado el año pasado que Trump la atacó y la violó en los años 90, a lo que Trump respondió: "no es mi tipo".

La demanda por difamación en este caso es una táctica legal para obligar al acusado a hacer una declaración bajo juramento y conseguir avanzar el caso por supuesta violación.