EFEUSAWashington

El presidente, Donald Trump, dijo hoy que el líder norcoreano, Kim Jong-un, le felicitó recientemente por su cumpleaños en una "carta muy agradable", en un gesto que mantiene viva la posibilidad de retomar el diálogo entre los dos dirigentes.

En declaraciones a la prensa en la Casa Blanca, Trump explicó que la carta que Kim le había enviado recientemente era "muy agradable" e incluía "deseos de cumpleaños".

El mandatario cumplió 73 años el 14 de junio. Tras ganar las elecciones en 2016, Trump se convirtió en el presidente electo de más edad, después de Ronald Reagan (1981-1989), que tenía 70 años cuando tomó posesión.

En un comunicado, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, explicó que Trump ha contestado a Kim en otra misiva y aseguró que la "correspondencia entre los dos líderes ha sido constante".

Este fin de semana, Pionyang desveló Kim había recibido una carta "personal" de Trump, con un contenido "excelente", según informó hoy en un breve teletipo la agencia estatal de noticias norcoreana KCNA.

La información no detalla la fecha en la que fue recibida la misiva, pero sostiene que, después de leerla, Kim mostró su satisfacción con lo escrito.

Esa carta parece ser respuesta a otra que envió en fechas recientes el propio Kim a Trump -y que el presidente calificó de "muy cálida" y de positiva para mantener vivos los contactos- al conmemorarse el primer aniversario de la histórica cumbre que mantuvieron en Singapur el 12 de junio de 2018.

En esa cita, ambos líderes firmaron una declaración conjunta en al que se comprometieron a "trabajar para la completa desnuclearización de la península".

Sin embargo, la falta de progreso llevó a la convocatoria de una segunda cumbre, esta vez en Hanói, a finales de febrero pasado.

Esa cita acabó antes de tiempo debido a la falta de acuerdo sobre cómo debe hacerse la desnuclearización: Pionyang aboga por un proceso gradual acompañado del progresivo levantamiento de sanciones; mientras que Washington sostiene que solo eliminará las sanciones cuando Kim acabe con su programa nuclear.

Desde entonces, Corea del Norte ha endurecido su retórica para con EE.UU. y también con Corea del Sur, con quien los intercambios parecen estar ahora en punto muerto pese al intenso acercamiento del último año.