EFEWashington

El Gobierno de Estados Unidos impuso este martes sanciones a quince personas e instituciones de Irán, Siria y Uganda, a las que acusa de estar implicadas en abusos "graves" de derechos humanos y en actos de represión contra civiles, oponentes políticos y manifestantes pacíficos.

El secretario de Estado, Antony Blinken, anunció en un comunicado estas medidas y afirmó que "son coherentes" con el objetivo de la cumbre virtual que EE.UU. auspiciará a finales de esta semana, a la que ha invitado a sus aliados "democráticos".

Bliken detalló que entre los sancionados están el jefe de la Inteligencia militar de Uganda, dos generales sirios a los que Washington acusa de estar detrás de ataques químicos contra civiles y tres oficiales de los servicios secretos de Siria.

También hay siete ciudadanos y dos cuerpos de seguridad de Irán, así como dos cárceles, la de Zahedan y la de Isfahan, donde se han cometido, según EE.UU., detenciones arbitrarias y asesinatos extrajudiciales.

En el caso de Irán, Washington ha tenido como objetivo las Unidades Especiales de las Fuerzas de Aplicación de la ley de Irán, que EE.UU. denomina por sus siglas en inglés LEF.

Según un comunicado del Departamento del Tesoro estadounidense, también se han sancionado a las Fuerzas Especiales Antiterroristas iraníes (NOPO, en inglés).

El Tesoro explicó que dichas unidades se dedican al control de multitudes y a la represión de las protestas en la República Islámica, y desempeñaron un papel clave para aplastar las manifestaciones surgidas tras las elecciones presidenciales de 2009.

El Ejecutivo estadounidense designó, además, a varios responsables de ambas fuerzas y al comandante de las Basij, Gholamreza Soleimani, uno de los cuerpos más importantes de seguridad interior en el país.

Otros de los sancionados son la gobernadora de la provincia de Al Qods, Leila Vaseghi, y dos interrogadores de las Fuerzas Revolucionarias de Irán, entre otros.

En cuanto a Siria, EE.UU. ha castigado al general Taufiq Mohamed Jadur, comandante de la División Aérea 22, por su papel al frente de la base de Dumair en febrero de 2018, desde donde supuestamente se bombardeó con sustancias químicas el bastión opositor de Guta Oriental, en las afueras de Damasco.

Otro de los sirios sancionados es el general Mohamed Yusef al Hasuri, exjefe de la Brigada 50 en la base de Al Shairat, desde la que se llevó a cabo el presunto ataque químico contra la localidad de Jan Shijún (Idleb), donde 87 personas fallecieron en abril de 2017.

Asimismo, ha sido designado por Washington, entre otros, Adib Namer Salemeh, director adjunto de la Fuerza de Inteligencia Aérea Siria, que EE.UU. describe como un componente integral del aparato represivo de seguridad el presidente Bachar al Asad.

El sancionado ugandés es el comandante de la Inteligencia Militar, general Abel Kandiho, por "haber arrestado y abusado físicamente de personas en Uganda", dijo el Tesoro.

Como consecuencia de las sanciones, quedan congelados los activos que estos individuos y entidades puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se les prohíbe hacer transacciones financieras con ciudadanos estadounidenses.