EFEUSAWashington

El Gobierno anunció hoy sanciones contra el secretario general del grupo chií libanés Hizbulá, Hasan Nasralá, su vicesecretario, Naim Qaseem, y otros tres cabecillas, en una decisión coordinada con otros países del golfo Pérsico.

Esta es la tercera ronda de sanciones que Washington impone a aliados de Irán, como Hizbulá, desde que la semana pasada el presidente, Donald Trump, anunciara su salida del pacto nuclear con Teherán.

Las sanciones se dirigen contra el cuerpo político más alto de Hizbulá, el Consejo de Shura, al que el Gobierno atribuye la planificación de las actividades religiosas, militares y estratégicas del grupo chií, según detalló en un comunicado el Departamento del Tesoro.

El secretario de ese departamento, Steven Mnuchin, consideró que la acción conjunta de EE.UU. con otras naciones asesta un golpe a Irán y a la "influencia desestabilizadora" de Hizbulá en la región.

"Dirigiéndonos contra el Consejo de Shura, nuestras naciones colectivamente rechazan la falsa distinción entre el llamado 'brazo político' de Hizbulá y su conspiración terrorista mundial", consideró Mnuchin.

Aunque Hizbulá ocupa un lugar importante en el Parlamento libanés y salió reforzado en las elecciones de este mes, Estados Unidos considera al grupo como una organización terrorista desde hace dos décadas y rechaza hacer cualquier distinción entre sus brazos político y armado.

En su comunicado, el Departamento del Tesoro detalló que los otros sancionados son el clérigo libanés Mohammad Yazbek, uno de los fundadores de Hizbulá, y Husayn Al-Khalil, uno de los asesores políticos de Nasralá y que, según EE.UU., se encargó de organizar las operaciones del grupo en Europa.

El último sancionado es Ibrahim al-Amin al-Sayyid, que lidera el consejo político de Hizbulá y fue su primer portavoz.

Estados Unidos impuso estas sanciones contra líderes políticos de Hizbulá de manera coordinada con Arabia Saudí, Baréin, Kuwait, Omán, Catar y los Emiratos Árabes Unidos.

El Gobierno de Donald Trump ya impuso este martes sanciones contra el gobernador del Banco Central de Irán, Valiollah Seif, por "canalizar de manera encubierta" millones de dólares a Hizbulá.

La semana pasada, además, EE.UU. impuso sanciones a una red, operativa en Emiratos Árabes Unidos (EUA) e Irán, dedicada al suministro de cientos de millones de dólares a la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria iraní.

Todas estas sanciones se producen después de que Trump anunciara la salida de EE.UU. del pacto internacional firmado en 2015 junto con otras cinco potencias (China, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido) para detener el programa nuclear iraní, y la reimposición de sanciones económicas contra Irán.