EFE NewsMiami

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, defendió la necesidad de mantener bajos los impuestos como palanca económica y pidió invertir más para mejorar la educación y proteger los recursos naturales en un discurso sobre "el estado del estado" en el que la inmigración ocupó un espacio mínimo.

La única referencia a la inmigración extranjera del discurso del gobernador ante el Congreso de Florida, que este martes inició un nuevo periodo de sesiones, fue indirecta.

En un llamamiento al Congreso para que apruebe la implementación del programa federal e-Verify, que obliga a verificar electrónicamente si una persona tiene sus papeles en regla antes de darle empleo, rechazó que los salarios de los trabajadores de bajos ingresos se reduzcan a causa de la "mano de obra extranjera barata".

"Garantizar una fuerza laboral legal a través de E-Verify será bueno para el cumplimiento de la ley, para proteger a los contribuyentes y para presionar hacia arriba los salarios de los floridanos que tienen trabajos de 'cuello azul' (no cualificados)", subrayó el republicano DeSantis, quien fue varias veces interrumpido por los aplausos de los legisladores.

Según analistas políticos, en este caso, como en otros, DeSantis puede encontrar oposición en legisladores de su propio partido, el Republicano, que controla ambas cámaras del Congreso, debido a que va en contra de los intereses de los empresarios agrícolas de Florida que pagan salarios bajos a inmigrantes sin preguntarles si tienen permiso legal para residir y trabajar en este país.

Algo parecido puede ocurrir con los planes para subir el salario mínimo anual de los maestros a 47.500 dólares y darles otros beneficios, y para invertir más dinero en proteger el humedal de los Everglades y los ríos y lagos del estado, afectados por una proliferación de algas provocada por desechos agrícolas.

DeSantis, que contó con el apoyo del presidente Donald Trump en su campaña para las elecciones de 2018 y asumió el cargo hace un año, difiere de su antecesor en la gobernación, el hoy senador republicano Rick Scott, en su defensa del medioambiente.

"Manejar bien nuestros naturales es clave para nuestro bienestar económico. El agua es la base de nuestra industria turística, hace de Florida un destino de primera para el turismo de barcos y pesca y eleva el valor de la propiedad", subrayó el gobernador de 41 años, cuya esposa, Cassey, presente en el Congreso, espera su tercer hijo.

El presupuesto que ha presentado al Congreso estatal para que lo apruebe en este periodo de sesiones, que asciende a 91.400 millones de dólares, refleja su preocupación por el medio ambiente.

DeSantis, que se ha propuesto invertir 2.500 millones en cuatro años para restaurar el humedal de los Everglades y proteger recursos hídricos vitales, pide unas nueva partida de 625 millones de dólares, la misma que el año pasado para ese fin.

También contempla 50 millones de dólares para las playas, y casi nueve millones para los arrecifes de coral, entre otras partidas.

Sin embargo, el mayor aumento respecto al año anterior es para el Programa de Financiación de la Educación de Florida, que asciende a unos 22.900 millones de dólares, casi 1.000 millones más, como corresponde a su declaración de 2020 como "año del maestro".

"Unos impuestos bajos y un clima para hacer negocios favorable son importantes para atraer inversiones a Florida, pero también lo es nuestra capacidad para producir talentos de altos vuelos a través de nuestras liceos y universidades, a través de oportunidades para una enseñanza profesional y a través de unas escuelas K 12 (primaria y secundaria) fuertes", dijo.

DeSantis no olvidó mencionar los buenos índices económicos y de empleo que tiene Florida y los atribuyó en gran parte al hecho de mantener la carga fiscal baja. Asimismo, dijo que los índices de delincuencia están en su nivel más bajo en casi 50 años.

"Para realzar su potencial, Florida necesita gravar (con impuestos) de manera ligera, gastar con inteligencia y regular razonablemente", subrayó al pedir a los legisladores que ayuden a mantener el compromiso con "los impuestos bajos y la responsabilidad fiscal".

En este sentido mostró su orgullo por el hecho de que Florida sea por sexto año consecutivo el estado en cabeza de la lista de los que más dinero reciben -"decenas de miles de millones de dólares"- como consecuencia de la migración de personas de otros estados.

"La gente está votando con sus pies al dejar estados con climas económicos adversos para asentarse en los pastos económicos más verdes del Estado del Sol", subrayó.

En su discurso, el gobernador habló también del cuidado de la salud, uno de los temas más importantes para los floridanos, según las encuestas, y señaló que Florida se propone importar medicamentos de mercados extranjeros como Canadá para garantizar a la gente el acceso a esos productos a mejores precios. "La misma medicina pero a un precio mucho más bajo", subrayó.

"Esto solo puede hacerse con la aprobación federal y estoy feliz de informar de que la Administración Trump esta avanzando con las regulaciones aplicables al caso", señaló aunque advirtió de que todavía queda "un largo camino por recorrer".