EFE NewsWashington

El presidente Joe Biden ha despedido al polémico médico de la Casa Blanca, Sean Conley, criticado por dar informes equívocos acerca de la salud del expresidente Donald Trump, y ha designado en su lugar a su médico personal, Kevin O'Connor, informaron hoy los medios locales.

Biden es, a los 78 años, el hombre de más edad en ser investido presidente de Estados Unidos, y O'Connor, quien le ha atendido desde 2009, cuando asumió como vicepresidente, es un coronel retirado del Ejército con servicio en la División 82 Aerotransportada, el Regimiento 75 de los Rangers y el Comando de Operaciones Especiales de esa arma.

En 2019, cuando empezaba la campaña para las elecciones primarias, O'Connor estuvo a cargo del examen físico de Biden y en su informe indicó que el entonces aspirante a la candidatura presidencial por el Partido Demócrata se encontraba con "buena salud y vigoroso".

El médico de la Casa Blanca tiene bajo su responsabilidad el cuidado de la salud del presidente, su familia y el personal de la residencia presidencial. Cuenta para ello con el apoyo de un equipo de médicos y enfermeras en la Unidad Médica ubicada en la planta baja del edificio.

El puesto de médico presidencial es, normalmente, una designación que no atrae mucha atención pública pero fue objeto de controversia el año pasado cuando se informó que Trump había contraído la covid-19 y Conley, según él admitió, ofreció informes alentadores porque la Casa Blanca quería dar una impresión optimista.

En mayo del año pasado, cuando la pandemia de la covid-19 se propagaba rápidamente en Estados Unidos, Trump afirmó en una conferencia de prensa que él había tomado hidroxicloroquina como medida profiláctica, bajo la guía de Conley, quien luego confirmó ese tratamiento.

En octubre, la Casa Blanca informó que Trump y su esposa Melania habían tenido resultados positivos en la prueba para la detección del coronavirus y el presidente fue internado en el Centro Médico Nacional de Walter Reed, en Bethesda, Maryland.

Durante la estancia de Trump en Walter Reed, Conley dio a la prensa informes contradictorios tanto sobre la condición del presidente como del tratamiento que se le administraba.

Tres días después de su internamiento el presidente fue dado de alta.