EFEAtlanta (GA)

Una resolución impulsada por la mayoría republicana en la legislatura de Georgia para prohibir explícitamente en la Constitución estatal que las personas que no sean ciudadanas de Estados Unidos puedan participar en las elecciones del estado no logró este lunes los votos suficientes en el Senado del estado.

La medida recibió 14 en contra, todos demócratas, y 33 votos en favor, todos republicanos, cinco menos que los necesarios para aprobar una enmienda constitucional, de acuerdo con la Constitución de Georgia.

La ley de Georgia ya prohíbe votar a quienes no sean ciudadanos, por lo que la resolución era considerada una maniobra política del Partido Republicano en un año en que se celebran elecciones de medio término y los primeros comicios después de que un candidato presidencial demócrata (el presidente Joe Biden) ganara en el estado desde la década de 1980.

La resolución fue presentada el pasado 10 de enero durante el inicio de las sesiones en la Asamblea General de Georgia por el líder del Senado estatal, Butch Miller, quien es candidato a vicegobernador, y es apoyada por el secretario de Estado de Georgia, el republicano Brad Raffensperger, que busca la reelección.

La medida buscaba elevar la prohibición a nivel constitucional y para ello proponía que fueran los electores de Georgia quienes lo decidieran en la boleta electoral de los comicios del 8 noviembre próximo.

Los líderes republicanos aseguran que buscan evitar que se presente alguna propuesta similar a la aprobada en Nueva York, donde los legisladores municipales dieron luz verde a una norma que permite que los inmigrantes puedan sufragar en elecciones locales.

De esta forma la Ciudad de Nueva York se convertirá en la primera gran urbe estadounidense que permite votar en comicios municipales a inmigrantes que residen legalmente de forma permanente, a personas con permisos de trabajo o estatus de protección temporal, así como a los acogidos al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), conocidos como "soñadores".

"En Georgia el voto es sagrado y la ciudadanía debe importar", afirmó Miller en declaraciones que publica este lunes el periódico The Atlanta Journal-Constitution.