EFEUSAWashington

La exdirectora de comunicación de la Casa Blanca Hope Hicks testificará ante un comité de la Cámara Baja como parte de sus investigaciones sobre la posible obstrucción a la Justicia del presidente, Donald Trump, dijeron hoy fuentes legislativas.

Hicks, que dejó su cargo en marzo de 2018, comparecerá a puerta cerrada ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, informó en Twitter el jefe de esa instancia, el demócrata Jerrold Nadler, quien indicó que planean que la transcripción del testimonio esté "rápidamente disponible para el público".

"Es importante escuchar de la señora Hicks, quien fue un testigo clave del fiscal especial (Robert Mueller)", indicó el titular del Comité Judicial.

El congresista consideró que la exfuncionaria entiende que el comité "será libre de plantear las preguntas que considere oportunas, incluso sobre su periodo en la campaña Trump" y en la Casa Blanca.

La cadena estadounidense CNN indicó, citando dos fuentes, que el comité planea preguntar a Hicks acerca de su paso por la Casa Blanca y durante la campaña de Trump, a la que se unió en 2015 sin ninguna experiencia previa en política.

CNN señaló que queda por ver si la Casa Blanca utilizará su privilegio ejecutivo para evitar que Hicks hable sobre su experiencia en la Presidencia.

Hicks fue la cuarta persona en apenas dos años en ocupar el cargo de directora de comunicación de la Casa Blanca durante el mandato de Trump después de Mike Dubke, Sean Spicer y Anthony Scaramucci.

La Cámara de Representantes aprobó este martes una resolución que autoriza a los comités del Congreso a emitir citaciones judiciales a funcionarios del Gobierno Trump, como el fiscal general, William Barr, o el exabogado de la Casa Blanca, Don McGahn.

Hasta ahora, la Casa Blanca ha instado a McGahn a ignorar la citación del Congreso para que compareciera.

La medida es un paso más de los demócratas para conseguir que miembros cercanos a Trump testifiquen en el Congreso sobre los hallazgos del informe de la llamada "trama rusa" elaborado por Mueller.

Mueller investigó los supuestos vínculos entre la campaña de Trump y el Kremlin, y concluyó que no hubo nexos entre ambos.