EFE NewsWashington

El Gobierno federal expresó este sábado su "profunda decepción" por la exoneración del exministro mexicano de Defensa Salvador Cienfuegos, y acusó a México de violar un tratado al publicar información que Washington le había compartido.

En su reacción más extensa hasta ahora a la decisión de la Fiscalía General de la República (FGR) de no encausar a Cienfuegos, el Departamento de Justicia también rechazó la acusación del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, de que la DEA inventó delitos contra el general.

"Estamos profundamente decepcionados por la decisión de México de cerrar su investigación" sobre Cienfuegos, dijo a Efe una portavoz del Departamento de Justicia, que pidió el anonimato.

"El Departamento de Justicia de Estados Unidos también está profundamente decepcionado por la decisión de México de publicitar información que se compartió con México de forma confidencial", añadió.

Publicar esa información, continuó la fuente, "viola el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre México y Estados Unidos, y pone en duda si Estados Unidos puede seguir compartiendo información para apoyar las propias investigaciones criminales de México".

Además, el Departamento de Justicia considera que los materiales sobre el caso publicados este viernes por el Gobierno mexicano "demuestran que el caso contra el general Cienfuegos no fue, de hecho, fabricado", indicó.

"Esos materiales muestran también que la información que se utilizó para acusar al general Cienfuegos se recopiló legalmente en Estados Unidos, siguiendo una orden judicial estadounidense apropiada, y respetando por completo la soberanía de México", recalcó la fuente.

Un gran jurado federal de Estados Unidos "analizó esos materiales y otras pruebas y concluyó que esas pruebas respaldaban los cargos criminales contra Cienfuegos", por lo que Washington "sigue defendiendo completamente su investigación y sus cargos en este asunto", concluyó.

La portavoz se refería a la decisión del Gobierno mexicano de publicar este viernes el expediente de 748 páginas que le entregó Washington sobre Cienfuegos, donde se le acusa de haber protegido a narcotraficantes mientras fue ministro de Defensa, durante la etapa de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

TENSIÓN BILATERAL EN AUMENTO

Las declaraciones del Departamento de Justicia llegan un día después de que la misma agencia afirmara que el Gobierno estadounidense se "reserva el derecho" de procesar al general Cienfuegos si el Ejecutivo mexicano no lo hace.

La relación entre México y Estados Unidos se ha tensado por el anuncio del primero, el jueves por la noche, de que no encausará al general, al no hallar pruebas que lo vinculen con el crimen organizado ni enriquecimiento ilícito.

Cienfuegos fue capturado el pasado octubre en Los Ángeles y posteriormente trasladado a Nueva York, donde se le acusó de haber protegido y recibido sobornos del hoy extinto cártel mexicano H-2, una escisión del grupo criminal de los Beltrán Leyva prácticamente desconocido hasta la detención del general.

En noviembre, sin embargo, la Fiscalía mexicana y el Departamento de Justicia llegaron a un extraordinario acuerdo por el que Estados Unidos retiró las acusaciones de narcotráfico y lavado de dinero contra Cienfuegos, a cambio de que fuera investigado en México.

La exoneración de Cienfuegos en México ha supuesto un fuerte varapalo a las pesquisas de la Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, en inglés), ya irritada por la decisión del Gobierno mexicano de limitar el trabajo de esa y otras agencias de seguridad extranjeras.

El aumento en las tensiones llega cuatro días antes de que llegue al poder el presidente electo Joe Biden, e incrementa la incertidumbre sobre el rumbo que tomará la relación bilateral.