EFE NewsHouston (TX)

Julián Castro, el único aspirante presidencial latino y que suspendió a comienzos de enero de este año su campaña para las presidenciales de noviembre, expresó este martes su respaldo a Joe Biden como candidato demócrata a la Presidencia con un llamado a "una reforma verdadera para dirigir nuestro quebrado sistema de vigilancia policial".

Pero este anuncio tardó en llegar semanas, en las que tanto el exsecretario de Vivienda como su hermano gemelo Joaquín, congresista por Texas y presidente del Caucus Hispano del Congreso federal (CHC), no terminaban de manifestar su apoyo formal al exvicepresidente.

El también exalcalde de San Antonio (Texas) fue muy crítico con el propio Biden durante los debates demócratas, por el papel que jugó cuando era vicepresidente durante los mandatos de Barack Obama (2009-2017) por la deportación de millones de indocumentados.

Ahora parece que eso quedó atrás, como el apoyo que dio en su día a Elizabeth Warren, cuando la senadora todavía seguía en la carrera presidencial, y dijo hoy que Biden "reconoce la necesidad urgente de una reforma" para resolver los problemas raciales y de abuso de poder de los cuerpos policiales del país.

Castro hace así mención a las múltiples manifestaciones que se han realizado en diferentes ciudades del país en contra del uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, especialmente con la comunidad afroamericana, después de la muerte George Floyd mientras estaba bajo custodia policial en Minneapolis.

"Me siento orgulloso de apoyarlo y espero ver que estas reformas se conviertan en leyes, y así, lo que sucedió con George Floyd no vuelva a ocurrir nunca más", indicó Castro en un mensaje en Twitter.

Biden no tardó en contestarle por la misma vía y le dijo que había prometido a la familia de Floyd que haría lo posible para que no se repitieran casos similares y que quiere abordar "de frente" este problema y que necesita de la ayuda del dirigente latino para lograrlo.

No en vano, durante las primarias Castro hizo de la reforma de la policía una parte central de su campaña y en los debates mencionó varias veces los nombres de afroamericanos muertos a manos de policías, abogando por reformas a las agencias policiales y la justicia criminal.

Biden ha recibido críticas por su tibia aproximación a los votantes latinos y está intentando recabar soportes hispanos para paliar esta situación. En las últimas semanas ha conseguido el apoyo de la activista Dolores Huerta y ha sumado a su campaña a la popular congresista Alexandria Ocasio Cortez y a Julie Chávez Rodríguez, nieta del histórico sindicalista César Chávez.