EFEWashington

La directora de Comunicaciones de la Casa Blanca, Kate Bedingfield, dejará su puesto en las próximas semanas, a pocos meses de que se celebren las elecciones legislativas.

"Bedingfield (...) dejará la Casa Blanca a finales de julio para pasar más tiempo con su marido y sus hijos después de tres años seguidos liderando su equipo de comunicaciones", dijo el Gobierno en un comunicado.

El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain, destacó en el escrito que la todavía responsable de comunicaciones del Gobierno ha jugado un "papel enorme" en todo lo que ha Biden ha logrado, tanto como presidente como cuando era vicepresidente de Barack Obama, ya que comenzaron a trabajar juntos en aquella época.

Klain ensalzó "el talento y la tenacidad" de Bedingfield, sin los que "Donald Trump podría seguir en el poder (...) y Ketanji Brown Jackson no estaría en el Tribunal Supremo".

La salida de Bedingfield es el último de una serie de cambios en el equipo de comunicación de Biden, a solo unos meses de los comicios de noviembre, en los que muchos auguran una pérdida de legisladores demócratas en ambas cámaras del Congreso en favor de los republicanos.

Recientemente, Biden trajo de vuelta a la Casa Blanca a la veterana especialista en comunicaciones Anita Dunn para trabajar como asesora, y ascendió al que fuera portavoz del Pentágono, John Kirby, a jefe de Comunicación del Consejo de Seguridad Nacional, que supervisa la política exterior del Gobierno.

Además, a comienzos de mayo se marchó la portavoz de la Casa Blanca Jen Psaki, que dio paso a Karine Jean-Pierre, la primera mujer afroamericana y abiertamente gay en ocupar el puesto.

Dunn también ensalzó a Bedingfield en el comunicado, a la que se refirió como una "feroz defensora del presidente" y cuya "inteligencia, talento, sentido del humor y compromiso con los valores" de la Administración "se echarán de menos".

La Administración de Biden y Kamala Harris hizo historia a finales de 2020 al anunciar el primer equipo de comunicaciones del Gobierno integrado únicamente por mujeres, algo que se mantuvo así hasta la reciente incorporación de Kirby.