EFE NewsWashington

La pandemia de COVID-19 ha golpeado duramente a los latinos en Arizona, Florida y Texas, y al mismo tiempo ha aumentado su interés en la participación política y les ha motivado para votar en las elecciones presidenciales de este año, según una encuesta divulgada este miércoles por UnidosUS y Latino Decisions.

"Los latinos han sufrido un impacto más intenso dado que la mayoría de los latinos no puede trabajar desde sus casas", indicó Orson Aguilar, de UnidosUS, en una teleconferencia.

Por su parte, Sylvia Manzano, de Latino Decisions, dijo que "a nivel nacional del 60 al 64 % de los latinos que tenían un empleo lo han perdido".

Las conclusiones del estudio, indicaron los encuestadores, muestran cuán crítico es el subsidio federal por desempleo para los hogares latinos, y la necesidad que existe de "sistemas robustos y modernos del seguro de paro al nivel estatal".

La encuesta la realizaron entre 400 adultos de cada uno de esos tres estados del 14 al 24 de julio las dos organizaciones, que ya han anunciado que apoyan la candidatura presidencial del demócrata Joe Biden.

Cuando faltan 90 días para la elección nacional la mayoría de las encuestas indican que el exvicepresidente Biden lleva una ventaja de más de 10 puntos porcentuales sobre el presidente Donald Trump, quien buscará la reelección al frente del Partido Republicano.

En noviembre habrá unos 32 millones de latinos habilitados para votar, y los grupos activistas hacen esfuerzos para incrementar la participación de estos ciudadanos. En las elecciones presidenciales más recientes solo alrededor de 50 % de los latinos habilitados para hacerlo han concurrido a votar.

Dada la presencia de fuertes comunidades latinas en Texas, Florida y Arizona, esa participación puede ser decisiva en la designación de los miembros del Colegio Electoral que determinará la próxima elección presidencial.

La encuesta de UnidosUs -otrora el Consejo Nacional de La Raza- y Latino Decisions encontró que casi la mitad de los entrevistados en los tres estados han solicitado el subsidio por desempleo como resultado de la pandemia, y "una gran mayoría en los tres estados han usado esos beneficios para necesidades básicas como la comida, los servicios, la hipoteca y el alquiler".

"Aun con el subsidio federal por desempleo de 600 dólares semanales, una mayoría de los hogares indicaron que las prestaciones no compensan las pérdidas de ingresos y que aún no tienen dinero suficiente para cubrir sus necesidades", añadió el informe.

"Los sistemas anticuados del seguro de paro a nivel estatal han empeorado las cosas, según indicaron la mayoría de los encuestados", señaló el documento. "Solo 44 % de los encuestados en Arizona y en Texas, y el 23 % en Florida lograron obtener las prestaciones después de presentar la primera solicitud".

Manzano apuntó que muchos trabajadores latinos no han solicitado el subsidio por desempleo porque no sabían que tenían derecho a esa prestación, y los que hicieron su solicitud por internet debieron repetir el pedido varias veces antes de obtener una respuesta.

"En Florida, 43 % de quienes hicieron la solicitud del subsidio debieron repetirlo dos o tres veces antes de obtener una respuesta", añadió.

La experiencia de la pandemia ha intensificado el interés político de los latinos, y "la mayoría de ellos en los tres estados están motivados para votar en 2020 después que han perdido empleos y han sufrido cortes de sueldos".

Según estos grupos entre los encuestados latinos de Arizona, Biden tiene sobre Trump una ventaja de 29 puntos porcentuales, en Florida de 15 y en Texas de 28 puntos.

Una encuesta de Latino Decisions en julio encontró que 59 % de los posibles votantes hispanos están resueltos a votar en noviembre, incluido el 65 % de los latinos en Arizona, el 63 % en Florida y el 57 % en Texas.

A nivel nacional, según esa encuesta, 58 % de los votantes latinos tienen una opinión negativa de la gestión presidencial de Donald Trump, mientras que 57 % tienen una opinión favorable de Biden.