EFECéline Aemisegger Moscú

El Kremlin tiene asumido que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, mantendrá una política firme hacia Rusia, pero espera que la retórica dura y las sanciones dejen margen para un pragmatismo que permita a las dos potencias colaborar en asuntos tan claves como la estabilidad estratégica y el control de armas.

La llegada del demócrata a la Casa Blanca no ha despertado esperanzas en Moscú, como fue hace cuatro años con la mudanza de Donald Trump al 1600 de la Avenida Pensilvania.

"Por ahora no se planean contactos concretos", dijo hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien ha recalcado en los últimos días que Rusia no espera cambios en las relaciones con EEUU.

Biden es un viejo conocido de Rusia, no solo por haber sido el vicepresidente de Barack Obama, sino por sí mismo: como senador de Delaware que vivió la Guerra Fría desde principio a fin y que conoce bien cómo actúa y piensa Moscú.

BIDEN Y PUTIN, LOS ASTROS NO ESTÁN ALINEADOS

El presidente ruso, Vladímir Putin, no se llevaba bien con Obama, quien buscó en 2009 "reiniciar" sin éxito las relaciones con Rusia, pero con Biden, de 78 años, tampoco ha tenido una buena experiencia.

"Señor primer ministro, le estoy mirando a los ojos y no creo que usted tenga alma", le dijo el hoy 46 presidente de EEUU en una visita en 2011 a Moscú, según relató él mismo años después.

Una década antes, George W. Bush había "visto el alma" a Putin y concluido que era un hombre "muy franco y digno de confianza".

"Esta promete ser una de las relaciones personales más frías entre un líder estadounidense y ruso", opina el director del Centro Carnegie de Moscú, Dmitri Trenin.

Los signos no están bien alineados para una buena relación personal entre el mandatario ruso y Biden, quien ve a Rusia como el país que más "amenaza la seguridad de Estados Unidos" mientras considera a China su principal competidor: dos enemigos de Washington que EEUU intentará previsiblemente distanciar entre sí.

Habrá un consenso "antirruso" -además de "antichino"- y "pro OTAN", con el que Moscú tendrá que seguir lidiando, vaticina el experto en Rusia y asuntos Euroasiáticos Thomas Graham, director gerente de la consultora Kissinger Associates.

UNAS RELACIONES DAÑADAS

"Unas relaciones dañadas no se pueden dañar. Ya están dañadas", resumió en noviembre Putin sobre las relaciones de Rusia con Estados Unidos, que se encuentran quizás en su peor momento desde la Guerra Fría.

Motivos para ello no faltan. Por parte de Rusia estos son el discurso "rusófobo" de EEUU, sus intentos de imponer su modelo de democracia, el acercamiento de la OTAN a las fronteras rusas, la desestabilización del espacio postsoviético, el desmantelamiento de la arquitectura de seguridad global, las acusaciones de injerencia o el boicot de proyectos económicos como el Nord Stream 2.

Para Estados Unidos son la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016, la violación de tratados de control de armas, ataques cibernéticos a gran escala, la anexión de Crimea en 2014 y su participación en el conflicto en el este de Ucrania, la persecución de la oposición y de activistas o los envenenamientos del exespía Skripal en 2018 y del líder opositor Alexéi Navalni en 2020.

Con este panorama, "no hay ninguna duda de que seguirá habiendo sanciones", augura el rector del Instituto Estatal de Moscú de Relaciones Internacionales (MGIMO), Anatoli Torkunov.

RUSIA, A LA ESPERA DE BIDEN

Por de pronto, Biden tiene sobre la mesa dos cuestiones que podrían marcar el tono de la relación de su Gobierno con Rusia: su respuesta al envenenamiento y encarcelamiento de Navalni y la prolongación o no del último acuerdo de reducción de armas nucleares entre las dos potencias, el START III o Nuevo Start, que expira en 15 días.

Que las dos potencias nucleares más importantes están condenados a entenderse en los asuntos globales más importantes parece obvio. También que EEUU no puede ignorar el papel de Rusia en Siria, su interés en Libia, su despliegue de influencia en África y su peso en el espacio postsoviético, donde hay crisis o conflictos latentes.

"Rusia y Estados Unidos, que tienen una responsabilidad especial en cuanto la seguridad y estabilidad globales, pueden, a pesar de sus diferencias, contribuir realmente a resolver muchos problemas y desafíos que enfrenta el mundo actualmente", suele decir Putin.

Si Biden recoge el guante está por ver. En diciembre Putin dijo sobre él que era "un hombre experimentado", pero también afirmó que todo dependerá de cómo será su Administración: "La corte hace al rey, como reza el famoso dicho", concluyó.