EFE NewsWashington

El congresista republicano por Iowa Steve King, notorio por su defensa del nacionalismo blanco y sus posiciones antiinmigrantes, perdió la elección primaria dentro de su partido cuando los votantes repudiaron su falta de eficacia en el Congreso donde ni sus correligionarios lo apoyaban.

King, de 71 años de edad y quien ha estado en el Congreso por 18 años, llamó a su rival, el senador estatal Randy Feenstra, para felicitarlo por la victoria y le advirtió que "hay algunos elementos poderosos en el 'pantano' que le harán una oposición tremendamente dura".

La referencia al "pantano" viene de una promesa formulada por el ahora presidente Donald Trump durante su campaña en 2016 según la cual iba a "sanear el pantano" de la supuesta corrupción en el sistema político y en las sedes del poder en Washington.

De acuerdo con los resultados, todavía no oficiales, divulgados por la Oficina del Secretario de Estado de Iowa, Fenestra recibió el 45,7 % de los votos y King obtuvo el 36 %. El resto de los votos se repartió entre otros aspirantes al escaño que King ha ocupado en el Congreso desde 2002.

En enero de 2019, cuando King iniciaba su noveno mandato en el Congreso de Estados Unidos, los dirigentes del Partido Republicano le despojaron de todas sus asignaciones en comités legislativos y hasta el mismo presidente Donald Trump lo repudió al aproximarse las primarias de este año.

Como ejemplo de sus declaraciones controvertidas, durante una entrevista con The New York Times en enero de 2019, el congresista se preguntó "cómo es que los términos nacionalista blanco, supremacista blanco y civilización occidental se han tornado ofensivos".

En junio pasado, cuando Trump hizo una visita a Iowa, la Casa Blanca le prohibió a King que volara con el mandatario en el avión presidencial.

Estos comentarios sucedieron a otros que había hecho a lo largo de su carrera política en favor de las ideas nacionalistas blancas, de la extrema derecha europea, y controversias con judíos, afroamericanos, latinos o inmigrantes.

No en vano, el representante por Iowa fue uno de los peores enemigos de la inmigración y de los hispanos por años en Washington.