EFEUSAWashington

El presidente, Donald Trump, pronosticó hoy que sus trabas a la investigación demócrata para someterle a un juicio político obligarán al Tribunal Supremo a mediar en el tema, mientras crece la inquietud sobre una posible crisis constitucional por la pugna entre Casa Blanca y Congreso.

Un día después de advertir en una carta de que no cooperará con las peticiones de la oposición demócrata que examina sus presiones a Ucrania y estudia la posibilidad de abrir un proceso de destitución en el Congreso, Trump admitió que esa postura obligará probablemente a pronunciarse a la máxima instancia judicial del país.

"Ayer escribimos una carta (a los demócratas) y probablemente esto acabe siendo un caso en el Tribunal Supremo, puede que dure mucho tiempo, pero los demócratas han tratado increíblemente mal al Partido Republicano", dijo Trump en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca.

Preguntado por si hay alguna circunstancia que le haría cambiar de opinión y cooperar con la investigación demócrata, Trump señaló que solo lo hará si la oposición le otorga los "derechos" que considera que le corresponden dentro de una pesquisa de ese tipo.

El argumento de la Casa Blanca para negarse a cooperar consiste en que no ha habido un voto en el pleno de la Cámara Baja para iniciar la investigación previa a un juicio político, y que eso ha privado a la minoría republicana de la posibilidad de llamar a testigos o interrogar a los convocados por los demócratas.

Sin embargo, no está claro que la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, tenga la obligación constitucional de otorgar esas garantías a la parte investigada hasta que comience el juicio político.

El bloqueo prometido por Trump a la investigación opositora equivale a los ojos de muchos demócratas a un caso de obstrucción a la Justicia, y fue lo que hoy convenció al ex vicepresidente Joe Biden para aparcar por primera vez sus reservas sobre un posible juicio político y respaldarlo sin ambages.

"El presidente Trump se ha imputado a sí mismo al obstruir la Justicia, al negarse a cooperar con una investigación del Congreso. Ya se ha condenado a sí mismo", afirmó Biden durante un acto de campaña en Rochester (Nuevo Hampshire).

"Donald Trump ha violado las responsabilidades de su cargo, traicionado a esta nación y cometido actos que merecen un proceso de destitución. Debería ser sometido a un juicio político", subrayó el también aspirante a la candidatura presidencial demócrata.

El cambio en la posición de Biden es significativo porque él mismo es una figura central en el episodio que motivó la apertura de la investigación contra Trump, quien presionó al Gobierno de Ucrania para que dilucidara si el ex vicepresidente y su hijo, Hunter, incurrieron en actos corruptos en ese país.

Biden acusó a Trump de "agujerear la Constitución" con su negativa a cooperar con los demócratas, y el mandatario estadounidense le respondió asegurando que solo ha cambiado de postura porque su campaña se está "hundiendo".

La campaña de reelección de Trump estrenó hoy un nuevo anuncio televisivo en estados clave que repite la acusación, por ahora no demostrada, de que cuando era vicepresidente, Biden exigió a Ucrania que despidiera a su fiscal general para que dejara de investigar a una empresa de gas en la que trabajaba su hijo.

Trump agudizó además sus ataques contra el informante anónimo cuya denuncia originó la investigación demócrata, al opinar que debería "exponerse" su identidad y que tendría que ser interrogado "en condiciones".

"No sé por qué se debería proteger a una persona que ha defraudado al pueblo estadounidense", indicó Trump a los periodistas, a pesar de que hay una ley destinada a salvaguardar los derechos de los informantes.

Según expertos en Derecho Constitucional, el bloqueo de la Casa Blanca a los demócratas en la Cámara Baja podría reforzar su munición en la pesquisa para un juicio político, al darles el argumento de que Trump está obstruyendo la labor de otra rama del poder, el Congreso.

"Esto es una crisis constitucional. Llevamos casi tres años preguntándonos si hemos llegado a ese punto, pero aquí estamos, viendo cómo un presidente ignora la autoridad constitucional del Congreso para acometer una investigación de juicio político", dijo Jessica Levinson, profesora de Derecho en la Universidad Loyola, a la publicación Vox.