EFEWashington

El expresidente Donald Trump sufrió este martes un golpe en las primarias republicanas a gobernador de Georgia, donde perdió el candidato al que apoyaba, sin embargo algunos de sus seguidores lograron candidaturas en otros estados.

Las primarias, en las que los partidos eligen a sus candidatos para las elecciones de medio mandato del 8 de noviembre, sirven de termómetro para medir el apoyo que cosecha Trump, quien no descarta buscar la presidencia en 2024.

El gobernador de Georgia, Brian Kemp, ganó con gran comodidad las primarias republicanas y buscará su reelección en los comicios de noviembre, un duro golpe para Trump, quien había apoyado con fuerza a su principal oponente, David Perdue.

Trump está enfrentado con Kemp desde que el gobernador rechazó anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, en las que el expresidente perdió, pero no admitió su derrota.

En las primarias, Kemp recibió el apoyo de Mike Pence, el que fuera vicepresidente de Trump, y que también esté enfrentado con el exmandatario por no haber asumido los resultados de 2020.

Por el Partido Demócrata, quien buscará arrebatar la gobernación de Georgia a los republicanos es Stacey Abrams, exlegisladora afroamericana que en 2019 dio la réplica en el discurso del estado de la unión de Trump.

A pesar del golpe en la carrera a gobernador, el expresidente se anotó un tanto con la nominación republicana para un escaño de Georgia en la Cámara de Representantes de Marjorie Taylor Green, una de las congresistas más polémicas por su vinculación con el movimiento conspiratorio y ultraderechista QAnon.

Además, las primarias republicanas a gobernador de Arkansas las ganó de forma contundente Sarah Huckabee Sanders, exportavoz de Trump en la Casa Blanca, quien mantiene una buena relación con el exmandatario.

Chris Jones se hizo con la nominación demócrata e intentará frenar la victoria de Sanders, pero no lo tendrá fácil en este estado de tendencia conservadora.

La gobernadora de Alabama, la republicana Kay Ivey, entusiasta de las armas y contraria al aborto, logró la nominación de su partido para buscar un segundo mandato, imponiéndose a dos candidatos todavía más a la derecha.

En cambio, la carrera demócrata está muy ajustada, con dos candidatas afroamericanas prácticamente empatadas: Yolanda Flowers y Malika Sanders-Fortier.

Otra competición de interés en las primarias de este martes fue la candidatura republicana a fiscal de Texas, donde George P. Bush, nieto del expresidente George H. W. Bush (1989-1993), perdió ante Ken Paxton, actualmente en el cargo y favorito de Trump.