EFENueva York

Las banderas izadas en los edificios públicos de Nueva York ondearán mañana, lunes, a media asta, en honor de las diez personas asesinadas y las tres que resultaron heridas en la masacre ocurrida el sábado en la ciudad neoyorquina de Buffalo.

“La violencia que presenciamos a manos de este supremacista blanco es repugnante, inaceptable y debe detenerse aquí”, dijo la gobernadora Kathy Hochul en un breve comunicado en el que dijo que las enseñas permanecerán izadas a media asta hasta que los fallecidos sean enterrados.

El tiroteo, perpetrado por un joven blanco de 18 años identificado como Payton S. Gendron, está siendo investigado como un ataque racista y terrorista, después de que se encontrara un manifiesto en el que al parecer aseguraba que quería matar a -"todos los negros" y, por eso, había decidido perpetrar la masacre en una zona habitada mayoritariamente por ciudadanos de la comunidad afroamericana.

De las 13 víctimas, once eran negras.

"Un ataque contra uno de nosotros es un ataque contra todos nosotros. Debemos afrontar el supremacismo blanco", agregó Hochul.

Está previsto que Gendron, que se entregó después del tiroteo, que él retransmitió en directo a través de una cámara que llevaba adosada al casco militar que vestía, comparezca ante un juez el próximo martes.

Según el comisionado de Policía de Búfalo, Joseph Gramaglia, Gendron hizo una "amenaza generalizada", en junio del año pasado cuando estaba en el instituto por la cual sus profesores informaron a la Policía.

Gramaglia, que no entró en detalles, agregó que no se trató de "una amenaza específica dirigida hacia un lugar o una persona en concreto".

El comisionado se limitó a apuntar que la Policía investigó lo ocurrido, mantuvo una entrevista con él y lo trasladó a una institución mental para que fuera evaluado.

De acuerdo con un agente cercano a la investigación, citado por el diario The Wall Street Journal, el acusado escribió que quería cometer un tiroteo masivo y este fue dado de alta de la institución mental día y medio después de su ingreso.