EFEUSAWashington

La campaña presidencial de Donald Trump en 2016 era consciente de que su colaborador Roger Stone tenía relación con WikiLeaks y le consideraba como un posible enlace con esa plataforma, aunque nunca llegó a explotar ese contacto, aseguró hoy el exestratega jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon.

Bannon, el populista exasesor de Trump, testificó por primera vez en el juicio contra Stone, que comenzó esta semana en Washington, y dio por válido parte del argumento de la Fiscalía, de que el acusado actuó como enlace entre la campaña del ahora presidente y WikiLeaks.

Esa plataforma difundió durante la campaña electoral de 2016 correos electrónicos robados al Comité Nacional Demócrata que eran perjudiciales para la rival de Trump en los comicios, Hillary Clinton.

"Lo que yo entendí es que (Stone) tenía una relación con WikiLeaks y con Julian Assange", dijo Bannon, que fue uno de los jefes de campaña de Trump en 2016.

"Tenía una relación, o al menos me dijo que tenía una relación con WikiLeaks. Es algo que creo que él mencionaba frecuentemente cuando hablábamos de otras cosas", añadió.

No obstante, Bannon afirmó que la campaña nunca intentó aprovecharse de ese contacto con la plataforma de Assange.

"La campaña no tuvo ningún acceso oficial a WikiLeaks ni a Julian Assange. Pero sí considerábamos a Roger si necesitábamos un punto de acceso (a la plataforma), porque me dijo que tenía una relación" con ellos, indicó.

Bannon, que abandonó la Casa Blanca en 2017 y ahora es un activista a favor del populismo nacionalista que dio alas a Trump y contra el aparato del partido republicano, era el testigo más esperado en el juicio contra Stone, que se deriva de la investigación sobre la llamada trama rusa.

El equipo del fiscal que dirigió esa investigación, Robert Mueller, aseguró este año que tenían pruebas de que Stone se comunicó con la plataforma WikiLeaks durante su ataque al servidor de los demócratas en 2016.

Mueller aseguró que su equipo "obtuvo y ejecutó docenas de órdenes de allanamiento en varias cuentas utilizadas para facilitar la transferencia de documentos robados, para su liberación".

"Varias de esas órdenes se ejecutaron en cuentas que contenían las comunicaciones de Stone con Guccifer 2.0 y con la Organización 1", que es WikiLeaks, de acuerdo al documento judicial.

Stone, que trabajó hasta agosto de 2015 en la campaña electoral de Trump y después mantuvo contacto regular con él, fue detenido por el FBI el pasado 25 de enero en Fort Lauderdale (Florida, EE.UU.).

El exasesor de Trump fue acusado de cinco delitos de declaración falsa, uno de obstrucción de procedimiento oficial y otro de manipulación de testigos, todos vinculados con la investigación de Mueller sobre la supuesta interferencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016.