EFEWashington

El Gobierno del presidente de EE.UU., Donald Trump, permitirá a algunos congresistas ver el informe del fiscal especial Robert Mueller sobre la trama rusa, que se publicará censurado este jueves, sin algunas de estas ediciones.

El Departamento de Justicia anunció en un documento judicial que pondrá "a disposición de un número limitado de congresistas una copia del informe del fiscal especial sin ciertas ediciones" una vez hecho público el texto censurado.

En el documento judicial, derivado del caso contra Roger Stone, exasesor de Trump, el Departamento de Justicia no especificó qué partes del informe al que tendrán acceso los congresistas mantendrán la censura.

Sí aclaró que levantará las ediciones en lo que respecta a las imputaciones contra Stone.

También señaló en el documento judicial que no pretende entregar esta segunda versión del informe a los congresistas, únicamente hacerla accesible para su consulta.

El fiscal general, William Barr, hará público este jueves por la mañana el informe de Mueller para los estadounidenses, que por primera vez podrán leer extractos de la investigación que ha mantenido en vilo a Washington durante 22 meses sobre los supuestos lazos entre Rusia y la campaña en 2016 de Trump.

Después, Barr se someterá a preguntas de los periodistas para dar explicaciones del informe.

Mueller concluyó su investigación y entregó a Barr su informe el pasado 22 de marzo.

Dos días después, Barr publicó un resumen de cuatro páginas del informe en el que destacaba la principal conclusión de Mueller: ni Trump ni nadie de su entorno conspiraron con el Kremlin para ganar las elecciones a la Casa Blanca de 2016 a la demócrata Hillary Clinton.

Mueller, sin embargo, no llegó a una conclusión sobre si Trump habría obstruido a la Justicia en sus supuestos intentos de poner fin a la investigación.

La oposición demócrata lleva semanas pidiendo a Barr que publique el informe de manera íntegra, sin ningún tipo de censura.

La investigación de Mueller comenzó en mayo de 2017 y provocó la imputación de 34 personas, incluidos seis exasesores de Trump -Paul Manafort, Rick Gates, George Papadopoulos, Michael Cohen, Michael Flynn y Stone- y 26 rusos.

Trump ha descrito la investigación como una "caza de brujas" incluso después de conocerse las conclusiones.