EFE NewsMiami

Rodillas en tierra y con las mascarillas puestas, centenares de médicos y enfermeras del sistema público de salud de Miami rindieron tributo este jueves a George Floyd, una víctima de la brutalidad policial cuya muerte ha provocado una ola de protestas contra el racismo en Estados Unidos.

Los profesionales de la salud se congregaron en la entrada del hospital infantil Holtz, en el complejo hospitalario de Jackson Health, y arrodillados guardaron 9 minutos de silencio.

Ponerse de rodillas se ha convertido en un símbolo por el hecho de que Floyd, un afroamericano de 46 años, murió en Minneapolis después de que un policía blanco, para reducirlo, le pusiera la rodilla sobre el cuello durante más de ocho minutos, de ahí los 9 minutos de silencio.

"No puedo respirar", las palabras que Floyd decía mientras tenía al policía encima, son otro símbolo y hoy se podían leer en los carteles que los profesionales de la salud portaban.

En uno de ellos una enfermera afroamericana había escrito: "si alguien no puede respirar, ayúdalo".

Otro cartel de una enfermera afroamericana decía: "Mi gente no quiere problemas, ya lo tenemos bastante difícil".

La mayoría de los participantes, que estuvieron arrodillados casi diez minutos, llevaban un pequeño cartel con el lema "Black Lifes Matter", que significa que las vidas de los afroamericanos cuentan y es usado desde años por las organizaciones anti racismo y anti brutalidad policial, dos problemas que suelen ir de la mano.

El homenaje en el Hospital Infantil Holtz, perteneciente al sistema de salud pública Jackson Health de Miami, coincide con el inicio de los funerales de Floyd en Minneapolis, que se espera que sean multitudinarios.

Floyd murió el 25 de mayo estando bajo custodia policial después del incidente con el hoy expolicía Derek Chauvin, que fue detenido el viernes 29 y está acusado de asesinato en segundo grado.

Desde este miércoles, tal como pedían desde hace días los manifestantes en diversas ciudades de EE.UU., están acusados también como cómplices los otros tres agentes presentes en la escena, que fueron expulsados del cuerpo policial de Minnesota.

La mayoría de las protestas por la muerte de Floyd están siendo pacíficas, pero algunas han terminado en incidentes violentos y saqueos.