EFE NewsWashington

Benjamin Franklin, Thomas Jefferson, Martin Luther King Jr., Abraham Lincoln y Ronald Reagan serán algunas de las figuras que tendrán un monumento en el "Jardín Nacional de los Héroes Estadounidenses", una iniciativa del presidente de EE.UU., Donald Trump, en respuesta a los ataques a estatuas en el país.

"Anuncio la creación de un nuevo monumento a los gigantes de nuestro pasado, estoy firmando una orden nacional para establecer el Jardín Nacional de Héroes Estadounidenses, un vasto parque al aire libre con las estatuas de los más grandes estadounidenses que hayan vivido", proclamó anoche Trump en un combativo discurso en el monte Rushmore.

UN DISCURSO QUE JALEÓ LA DIVISIÓN

En plena campaña para las elecciones de noviembre próximo, Trump quiso explotar en su discurso las divisiones sociales en el país y alertó de la "revolución cultural del ala izquierdista", la víspera del 4 de Julio, el Día de la Independencia de EE.UU.

Todo ello tras las protestas raciales del último mes desencadenadas tras el asesinato en mayo de un hombre afroamericano, George Floyd, a manos de un policía blanco en Mineápolis (Minesota, EE.UU.), que han traído consigo ataques a estatuas de líderes de la Confederación (símbolo de los estados confederados -sureños y esclavistas- durante la Guerra Civil), presidentes de EE.UU. e incluso exploradores vinculados a la "conquista" española de América.

El lugar elegido para su discurso anoche no fue fortuito, el monte Rushmore en Dakota del Sur, donde están esculpidos los rostros de los presidentes George Washington (1789-1797), Thomas Jefferson (1801-1809), Abraham Lincoln (1861-1865) y Theodore Roosevelt (1901-1909).

UN JARDÍN QUE ABRIRÁ EN 2026

La orden ejecutiva emitida poco antes de la medianoche señala que el jardín de estatuas propuesto por Trump se abrirá antes del 4 de julio de 2026, cuando se cumplirá el 250 aniversario de la Declaración de Independencia, y "representará a estadounidenses importantes históricamente que han contribuido positivamente a EE.UU. a lo largo d la historia".

La lista de nombres propuestos para tener un monumento en el jardín engloba, entre otros, al juez conservador del Tribunal Supremo Antonin Scalia, fallecido en 2016; la astronauta Christa McAuliffe, que murió en 1986 en el desastre del transbordador Challenger; la primera mujer aviadora Amelia Earhart (1897-1937) que cruzó sola el Atlántico; y la activista proderechos de las mujeres Susan B. Anthony (1820-1906).

Es posible que el listado cause controversia tanto por las figuras elegidas como por las ausencias, como es el caso del fallecido presidente republicano Ronald Reagan (1981-1989), el único mandatario de la era moderna que aparece, mientras que se han omitido demócratas como Lyndon Johnson (1963-1969), John F. Kennedy (1961-1963) o Franklin Roosevelt (1933-1945).

La inclusión de "padres fundadores" como Thomas Jefferson (1801-1809) puede ser también polémica, ya que sus monumentos han sido vandalizados en ataques en las últimas semanas.

UN GRUPO DE TRABAJO PARA EL JARDÍN

En la orden ejecutiva de Trump se establece un grupo de trabajo para "la construcción y reconstrucción de monumentos a héroes estadounidenses", encargado de poner en marcha el jardín y de decidir su futura localización.

Y en ella el mandatario carga contra los manifestantes que han atacado monumentos en las últimas semanas, a los que acusa de "profanar" la herencia común: "Estas estatuas no son únicamente nuestras para acabar desechadas por el capricho de aquellos que inflaman las pasiones políticas de moda; pertenecen a generaciones que han venido antes que nosotros y a las que todavía no han nacido".

"Mi Administración -agrega Trump- no tolerará un asalto sobre nuestra memoria nacional colectiva. A la luz de tales actos de destrucción es nuestra responsabilidad como estadounidenses de permanecer frente a la violencia y transmitir pacíficamente nuestra gran historia nacional a las generaciones futuras a través de monumentos recién comisionados a héroes estadounidenses".