EFEUSAMiami

La tormenta tropical Florence se mantiene amenazante con vientos máximos sostenidos de 70 millas por hora y se prevé que cause mayores inundaciones mientras se mueve lentamente sobre Carolina del Norte.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) indicó en su boletín de las 5.00 p.m. que Florence continúa su lento desplazamiento hacia el oeste, a 3 millas por hora.

El sistema, que se prevé tendrá un "significativo" debilitamiento durante el fin de semana, se situaba a esa hora a 15 millas al norte-noreste de la localidad de Myrtle y a 55 millas al este noroeste de Florence, ambas en Carolina del Sur.

El NHC prevé un movimiento lento hacia el oeste-suroeste el sábado, mientras que el centro del sistema se moverá a través del extremo este de Carolina del Sur esta noche y el sábado.

La agencia federal mantiene una advertencia de marejada ciclónica desde Myrtle Beach (Carolina del Sur) hasta Salvo (Carolina del Norte), y para Pamlico Sound, incluidos los ríos Neuse y Pamlico.

De igual forma, una advertencia de tormenta tropical está en vigor desde Edisto Beach (Carolina del Sur) hasta Cabo Hatteras (Carolina del Norte) y para Pamlico Sound.

Los datos suministrados por un radar Doppler de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EE.UU. indican que el centro de Florence "se mueve lentamente en dirección oeste hacia la frontera entre Carolina del Norte y Carolina del Sur".

Las "catastróficas" inundaciones que está dejando Florence se espera que empeoren con el paso de las horas y con la subida cíclica de la marea, que han provocado que las zonas costeras de ciudades del litoral atlántico ya estén anegadas.

Los meteorólogos del NHC, con sede en Miami, hicieron hincapié en que las "fuertes precipitaciones" con que azota Florence tendrán acumulaciones totales de lluvia hasta 25 pulgadas (63 centímetros) en la costa sureste de Carolina del Norte y el noreste de Carolina del sur, y hasta 40 pulgadas (1 metro) en zonas aisladas.

De hecho, los meteorólogos del NHC subrayaron que estas lluvias "producirán catastróficas inundaciones repentinas y un desbordamiento de los ríos significativo".

Florence tocó tierra hoy a las 7.15 a.m. en Wrightsville Beach (Carolina del Norte) y, pese a que su furia fue menor de lo esperado para un huracán que llegó a ser hace dos días de categoría 4, el peligro radica principalmente en las inundaciones, tanto de agua dulce como salada.

Los niveles de agua siguen subiendo en sectores costeros de Carolina del Norte, donde ha desbordado ríos, inundado casas y obligado al rescate de centenares de personas atrapadas por el agua.

A principios de la semana próxima Florence se moverá hacia el norte a través del oeste de Las Carolinas y las montañas centrales de Los Apalaches.

La peligrosa marejada ciclónica que acompaña a Florence causará que áreas que son normalmente secas cerca de la costa "se inunden por un aumento del nivel" del mar, que podría alcanzar entre 7 y 11 pies (2,7 y 3,35 metros de altura) desde Cabo Fear (Carolina del Norte) a Cabo Lookout, incluidos Neuse, Pamlico, Pungo, resaltaron los meteorólogos.