EFE NewsNueva York

Un centenar de personas se manifestaron este jueves en Nueva York por la muerte del afroamericano George Floyd, ocurrida el 25 de mayo a manos de un policía blanco en Mineápolis (Minesota) en un caso que en la Gran Manzana se ha comparado con la sucedida en 2014 con otro afroamericano, Eric Garner.

Enardecidos protestantes, con mascarillas y guantes por el COVID-19, se convocaron en la icónica plaza de Union Square en Manhattan portando carteles con mensajes de repudio, bajo la estrecha vigilancia de decenas de policías, una protesta que recorrió por horas varias calles de la ciudad con gritos de "no puedo respirar" y exigiendo justicia para Floyd.

El afroamericano murió el pasado lunes cuando un policía blanco colocó una rodilla sobre su cuello, lo que ha recordado a los neoyorquinos la muerte del también afroamericano Garner, asmático, a quien un policía blanco le aplicó una llave de estrangulamiento prohibida cuando intentaba arrestarlo, pese a sus gritos de "no puedo respirar", como se escuchó en un vídeo.

Durante la protesta de hoy, en la que los manifestantes lanzaron botellas y otros objetos a la policía, que también usaba mascarilla, hubo diversos arrestos de manifestantes, según diversos medios locales, y que según las autoridades interrumpían el libre paso de los vehículos.

La muerte de Floyd ha desencadenado masivas protestas durante dos días en EEUU y en algunos casos disturbios y saqueos de comercios, lo que ha llegado hasta Nueva York en una tensa protesta contra la brutalidad policíaca, como ha ocurrido en otros sonados casos.

Zonas de Mineápolis amanecieron este jueves en llamas tras las protesta.

El incidente ocurrió en la noche del lunes, cuando una patrulla policial de cuatro agentes acudió a un sitio de la ciudad donde se había denunciado que una persona había intentado pagar con un billete falso.

Los policías encontraron a Floyd sentado en su vehículo y cuando se le ordenó que saliera, según la versión oficial, el individuo se resistió al arresto, por lo que uno de los agentes lo sometió tirándolo en el suelo y, subido sobre él, presionando con su rodilla contra su cuello mientras sus tres compañeros observaban la escena.

En un vídeo difundo en las redes sociales se observa cómo el agente, de raza blanca, le aprieta el cuello con su rodilla durante varios minutos a pesar de las desesperadas quejas del hombre de que no podía respirar, mientras sus compañeros observaban.

Floyd, de 46 años, murió poco después en un hospital, en un caso que ya investiga el FBI, y que ha generado reacciones a través del país, entre ellos del jefe de la policía de Nueva York, Dermont Shea, así como del gobernador Andrew Cuomo y el alcalde Bill de Blasio, que dijo estar "horrorizado" tras ver el vídeo de lo ocurrido..

Shea recurrió hoy a la cuenta en Twitter del departamento que dirige para señalar que lo que ocurrió "fue profundamente inquietante. Estuvo equivocado".

"Debemos unirnos, condenar estas acciones y reforzar quiénes somos como miembros de la policía de Nueva York", señaló Shea, quien afirmó que es "inaceptable en cualquier lugar".

Mientras que Cuomo, exfiscal general de Nueva York antes de ser gobernador, considera que la Fiscalía de Minessota tiene ante sus manos un caso criminal y comparó el caso con el de Garner.

"Incidentes como este nunca deberían suceder en ningún lugar de este país", indicó el gobernador, quien también señaló que un policía no debería actuar de esa manera en este país.

El Departamento de Policía de Mineápolis ya ha anunciado el despido de los cuatro agentes, aunque no ha presentado cargos contra ellos.

También se han reportado protestas en Los Ángeles (California) y Memphis (Tennessee).