EFE NewsChicago (IL)

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, pidió a los residentes expresarse pacíficamente mientras las autoridades esperan protestas este jueves luego de la divulgación de un vídeo de la Policía que muestra un supuesto enfrentamiento armado en que un agente mató de un disparo en el pecho a un niño latino de 13 años en un callejón del barrio mexicano La Villita.

En el vídeo grabado por una cámara policial y divulgado por la agencia que se encarga de investigar los casos de uso de fuerza letal se ve que Adam Toledo tenía los brazos levantados cuando se da vuelta y enfrenta al policía que lo perseguía.

El episodio duró una fracción de segundo, y según declaró la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, “fue una tragedia increíblemente dolorosa” que seguramente provocará una respuesta emocional para todos los que la vean.

“Es por eso que pedimos que las personas se expresen pacíficamente”, agregó, anticipándose a posibles protestas.

La policía había dicho que encontraron un arma en el lugar, y que era la que supuestamente sostenía el menor. El vídeo no lo muestra arrojando un arma antes de que le dispararan. Al contrario, cuando levantó las manos, no parecía tener un arma.

La cámara corporal del oficial lo muestra persiguiendo a Toledo por un callejón en La Villita alrededor de las 2:38 a.m. del 29 de marzo.

El oficial grita "Policía, deténgase", y luego le ordena que muestre las manos. En el vídeo se ve a Adam parado junto a una cerca de madera, y con algo que parece ser un arma en la espalda.

En menos de 0,85 segundos desde ese momento, el oficial le dispara al menor, cuyas manos se levantan casi hasta los hombros. Se desploma al suelo y otro oficial llama inmediatamente a una ambulancia.

El Departamento de Policía de Chicago dio a los reporteros una vista previa del vídeo antes de que la Oficina Civil de Responsabilidad de la Policía lo hiciera público. Una versión del vídeo también se reprodujo en cámara lenta.

John Catanzara, presidente de la Orden Fraternal de Policía, dijo que la acción del oficial fue justificada. "Tenía 100 % de razón. El delincuente todavía se volvió con una pistola en la mano. Esto ocurrió en ocho décimas de segundo”, dijo.

Sin embargo, es probable que el vídeo no aclare las dudas de activistas y la comunidad, que consideran injustificada la reacción policial. La Fiscalía del Condado de Cook no ha mencionado si se presentará algún cargo contra el policía que hizo el disparo.

Lightfoot, en una declaración conjunta con abogados de la Alcaldía y de la familia de Toledo, dijo que la divulgación del vídeo es “el primer paso en el proceso hacia la curación de la familia, la comunidad y nuestra ciudad”.

La Policía fue convocada a La Villita en respuesta a una llamada de disparos registrados por ShotSpotter, un sistema instalado en varios barrios de la ciudad donde actúan pandillas, para captar tiroteos.

Según informó la Policía, el menor estaba acompañado por Rubén Román, de 21 años. Los dos huyeron y fueron perseguidos a pie por los policías por un callejón.

En las imágenes se distingue a Román, con una chaqueta dorada, y a Toledo con un sombrero blanco. Al llegar a una esquina, Román hizo por lo menos siete disparos hacia los policías con una pistola, mientras Toledo observaba a corta distancia.

La Fiscalía informó que se recuperó una pistola y los casquillos encontrados en el lugar coinciden con la pistola usada por Román, quien fue detenido y acusado de disparar un arma y de otros delitos graves, que incluyen poner en peligro a un menor, uso ilegal agravado de un arma y disparo imprudente de un arma de fuego.

La alcaldesa contuvo las lágrimas mientras hablaba hoy sobre la violencia armada endémica de la ciudad y dijo: "No podemos permitir que eso sea lo que los jóvenes experimentan en nuestra ciudad".

“En pocas palabras, le fallamos a Adam”, dijo durante una conferencia de prensa en el Ayuntamiento.

Reflexionando sobre el tiroteo, Lightfoot dijo que dos hechos son claros.

“Primero, en medio de la noche, este niño estuvo en contacto con un adulto que tenía un arma y luego terminó siendo muerto a tiros por un oficial de policía. (Segundo) hay demasiados jóvenes en nuestra ciudad, niños y niñas por igual, que han quedado vulnerables por fallas sistémicas que simplemente debemos corregir”, declaró.

Se informó que la Policía se ha preparado para el caso de disturbios civiles, preocupada por la posible influencia en Chicago del juicio que se realiza en Minesota al expolicía Derek Chauvin, acusado de la muerte del afroamericano George Floyd.

También por la muerte en el mismo estado de Daunte Wright, de 20 años, por una agente policial de ciudad de Brooklyn Center.

Varias unidades policiales especializadas de Chicago se estaban preparando para cancelar sus días libres en caso de disturbios.

El incidente ha renovado los pedidos de reformas policiales en la tercera ciudad más grande de Estados Unidos. La Policía de Chicago ha estado bajo un intenso escrutinio desde 2014, cuando un oficial blanco disparó y mató a un adolescente negro y fue declarado culpable de asesinato en segundo grado.

Un vídeo de ese incidente condujo a una investigación del Departamento de Justicia, que concluyó que la Policía de Chicago violaba habitualmente los derechos civiles de las personas, usaba fuerza excesiva e incurría en discriminación racial.