EFE NewsLas Vegas/Reno (NV)

El senador progresista Bernie Sanders llega como claro favorito para imponerse este sábado en los caucus de Nevada, estado con una notable población latina, aunque las buenas actuaciones en el último debate electoral de los también candidatos demócratas Pete Buttigieg y, especialmente, de Elizabeth Warren pueden animar las votaciones.

La campaña de Sanders lleva cerca de un año trabajando con la comunidad hispana de Nevada, que representa casi el 30 % del total de la población del estado, para conseguir un resultado con una amplia diferencia y dar así un golpe encima de la mesa.

Es posible que esta labor surta efecto en el caucus de mañana, según la media de sondeos de la página especializada Real Clear Politcs, que muestra a la cabeza a Sanders, con un 30 % del apoyo y una holgada ventaja de 14 puntos sobre el exvicepresidente Joe Biden.

En las últimas horas, Biden ha conseguido un importante respaldo de una de las organizaciones latinas con más influencia en EE.UU., Latino Victory: Su brazo político hizo público este jueves su respaldo a la campaña de Biden para convertirse en el candidato demócrata a las elecciones presidenciales del próximo noviembre.

Por detrás de Biden (16 %), que hace una semana encabezaba los sondeos, se encuentra la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren con un 14,5 % de la intención de voto, y justo después de ella está el exalcalde de South Bend (Indiana) Pete Buttigieg, que aglutina un 12,5 % del apoyo entre los encuestados.

Algunos de los escenarios que acogerán las votaciones de los caucus en Las Vegas, como el conocido Hotel Bellagio, ultimaban este viernes los preparativos para que mañana no falle nada.

Situar un lugar de votación en pleno Strip de las Vegas tiene una sola explicación: los trabajadores de los casinos y hoteles, en gran parte hispanos, podrán ejercer su voto anticipado o hacerlo mañana sin tener que perder horas de trabajo.

En el norte de la ciudad se encuentra la sala de operaciones del "Equipo Warren", unas oficinas en las que voluntarios y personal de la campaña buscan convencer a votantes indecisos para la crucial votación.

Ahí estará este viernes Warren, acompañada de Julián Castro, exsecretario de Vivienda durante la Administración de Barck Obama (2009-2017), para responder a las dudas de los asistentes y explicar -de nuevo- qué políticas promulgará en caso de convertirse en la primera presidenta de EE.UU.

Para contrarrestar la atención mediática a los candidatos demócratas, el presidente Donald Trump ha organizado este viernes un evento de campaña en el centro de convenciones de Las Vegas.

Varios centenares de personas hacían cola ya esta madrugada para estar en las primeras filas del acto y poder tener cerca a su candidato favorito para las elecciones de noviembre.

Una de las asistentes era la chicana Graciela Ollín, de 29 años, nacida en El Paso (Texas, EE.UU.) y que trabaja en los casinos de Las Vegas.

Para ella, los hispanos deberían votar en masa por Trump porque son tradicionalmente "católicos y cristianos".

"Los católicos estamos en contra del aborto. Si no tenemos derecho a nacer ¿Qué derecho tenemos? ¿De qué importa la economía si nos vamos matando el uno al otro? (...) Trump ha repetido que protegerá a esos bebés", argumentó en declaraciones a Efe.

Más allá de Las Vegas, el otro foco de atención este sábado será la conurbación Reno-Carson City, en el noroeste del estado y la segunda zona con más población, que en la última década ha experimentado unos cambios demográficos y económicos sin precedentes.

Fuertemente azotada por la crisis financiera de 2008, Reno llegó a ser bautizada "el Detroit del oeste", pero desde entonces la ciudad viró su estrategia de futuro y lo apostó todo al sector tecnológico para atraer empresas de la vecina California, con una menor presión fiscal y una regulación más laxa como anzuelos.

La estrategia surtió efecto y en los últimos años han llegado a la zona firmas como Tesla, Google y Apple, con la consiguiente migración de mano de obra cualificada, que ha hecho del noroeste del estado -antaño representante del salvaje oeste- una zona próspera económicamente, rejuvenecida, "hípster" y de tendencia progresista. E