EFEMiami

El presidente de EE.UU., Donald Trump, no cesa su hostigamiento contra los medios de comunicación, a los que acusa de mentir, estigmatiza y demanda en las cortes judiciales, señala el informe de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) sobre libertad de prensa en este país divulgado este miércoles.

El documento, que cubre el lapso entre octubre de 2019 y marzo pasado, destaca que "por primera vez en la historia", un presidente estadounidense demandó a medios de comunicación: The New York Times, The Washington Post y la cadena televisiva CNN.

Señala que el equipo de campaña presidencial del republicano demandó recientemente a estos tres medios por supuesta difamación.

"Esto es algo sin precedentes, nunca ocurrido en la historia del país", reiteró la SIP.

La campaña demandó a los tres medios por artículos editoriales de opinión, los cuales abordaron la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 y la posibilidad de que el entonces candidato Trump haya solicitado ayuda al gobierno ruso.

Mientras Trump hace campaña para la reelección, continúa "sus ataques verbales contra los medios de comunicación", subraya la SIP, con sede en Miami.

"Su desprecio hacia los medios de comunicación, tanto en Twitter como durante sus apariciones públicas, ha proseguido mientras hace campaña".

En noviembre de 2019 proclamó por Twitter: "¡La prensa es tan deshonesta que ya no tenemos Libertad de Prensa!", reseña.

LOS CULPABLES DEL COVID-19

Además, el informe indica que la cobertura del COVID-19 ha estado marcada por momentos de tensión en las conferencias de prensa y comentarios críticos por parte de Trump en contra de la prensa.

En los primeros estadios de la pandemia, el presidente culpaba a los medios de exagerar sobre el coronavirus.

En respuesta a los temores que rodearon el brote de coronavirus, "culpó a los medios por supuestamente exagerar la gravedad del virus para dañar su reputación".

Muchos medios han expresado su preocupación de que la retórica contra la prensa podría incitar a la violencia contra sus miembros, según la organización regional.

MEDIOS VETADOS

El gobierno estadounidense además ha negado en ocasiones el acceso a medios específicos cuya cobertura Trump percibe como negativa, y la Casa Blanca estuvo más de un año sin convocar una conferencia de prensa.

Además, las reglas del Senado recientemente adoptadas obstaculizaron la capacidad de los medios de noticias para informar en tiempo real sobre el juicio histórico de destitución del presidente, indica la SIP.

Por otro lado, denuncia que a los reporteros se les sigue negando el acceso a la información en los niveles más altos del gobierno federal.

"La Casa Blanca no realizó ninguna conferencia de prensa durante más de un año (desde el 11 de marzo de 2019 hasta el 14 de marzo de 2020)", según el informe.

Además, restringió el acceso de los medios al histórico juicio político del presidente en enero de 2020.

Los periodistas también han enfrentado hostilidad al interactuar con funcionarios federales, legisladores estatales, oficiales de policía y miembros del público.

En octubre de 2019 un funcionario de Aduanas y Protección Fronteriza retuvo el pasaporte de un periodista en un aeropuerto hasta que este le contestó afirmativamente a la pregunta de si escribía propaganda.

A otro periodista estos funcionarios le preguntaron si formaba parte de los medios de "noticias falsas", reseña el documento.

ATAQUES FÍSICOS

El informe denunció además acoso sexual, agresiones físicas y daños a equipos, en al menos un caso a manos de un funcionario del gobierno.

El Departamento de Justicia continuó su ofensiva contra empleados federales o contratistas que comparten secretos con periodistas, procesando a otras tres personas en 2019.

En septiembre de 2019, un senador estatal de Carolina del Norte arrebató el teléfono de la mano de un reportero que filmaba el pasillo del edificio legislativo estatal, lo tiró al suelo y le causó daños irreparables.