EFEUSAWashington

El presidente, Donald Trump, se preguntó hoy quién entre el jefe de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, y el presidente chino, Xi Jinping, es el peor enemigo del país, después de que el banquero ofreciera un discurso y Pekín anunciara más aranceles.

"Mi única pregunta es ¿quién es nuestro peor enemigo, Jay Powell o el presidente Xi?", dijo Trump en su cuenta de Twitter.

Powell dio este viernes un discurso en el que evitó pronunciarse sobre los próximos pasos de la Fed en política monetaria y China impuso más gravámenes sobre productos del país por un valor de 75.000 millones de dólares.

"Como de costumbre, ¡la Fed no hizo NADA! Es increíble que puedan 'hablar' sin saber o preguntar qué estoy haciendo, lo cual se anunciará en breve. Tenemos un dólar muy fuerte y una Fed muy débil", consideró Trump.

Los inversores esperaban que Powell diese alguna pista hoy en su discurso en Jackson Hole (Wyoming) sobre los próximos pasos de la Fed, después de que en su última reunión, en julio, los responsables del banco central estadounidense decidieran rebajar los tipos de interés hasta el rango de entre el 2 y el 2,25 %.

Ese fue el primer recorte del precio del dinero en el país en más de una década, ya que el anterior se produjo justo después de la aguda crisis financiera de finales de 2008.

Sin embargo, el banquero continuó con su tradicional hermetismo y no se comprometió a seguir con la bajada de tipos de interés que algunos sectores y el propio Trump le han pedido que tome.

"La pregunta clave planteada en esta era, entonces, es cómo podemos apoyar mejor el empleo máximo y la estabilidad de precios en un mundo con una tasa de interés neutral baja", dijo Powell al respecto, sin ofrecer más detalles.

Por otro lado, China cumplió hoy sus amenazas y anunció la imposición de aranceles a bienes del país por valor de 75.000 millones de dólares, en respuesta a los últimos gravámenes estadounidenses, una nueva señal de que Washington y Pekín mantienen aún posiciones alejadas para resolver el conflicto comercial.

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino informó de que los aranceles comenzarán a aplicarse el 1 de septiembre, la misma fecha en que entrarán en vigor las nuevas tasas de la potencia norteamericana a productos del gigante asiático por 300.000 millones de dólares, anunciados por Trump.