EFEUSAWashington

El presidente, Donald Trump, se reunirá este fin de semana durante la cumbre del G7 en Biarritz (Francia) con el nuevo primer ministro británico, Boris Johnson; el japonés, Shinzo Abe, y el indio, Narendra Modi, informó hoy la Casa Blanca.

Trump también tendrá encuentros bilaterales en Biarritz con el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, para hablar sobre cómo acelerar el crecimiento económico global, indicaron fuentes oficiales estadounidenses en una conferencia de prensa telefónica.

Por último, se verá con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, para hablar sobre el proceso para ratificar el tratado comercial T-MEC entre EE.UU., México y Canadá, sobre "formas de aumentar la presión sobre (el presidente venezolano, Nicolás) Maduro" en Venezuela y acerca de las protestas en Hong Kong.

La reunión más esperada entre esas bilaterales es la que tendrá con su amigo Johnson, a quien verá por primera vez desde que se convirtió en primer ministro británico en julio y con el que, según informaciones de prensa, podría compartir un desayuno el domingo.

"Hablarán sobre la próxima salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), lo que significará (...) y sobre la posibilidad de un acuerdo o acuerdos de libre comercio que nuestros dos países puedan alcanzar" una vez se materialice el "brexit", explicó uno de los funcionarios en la conferencia de prensa.

"El presidente (Trump) está muy entusiasmado con la perspectiva" de un acuerdo comercial con el Reino Unido, agregó.

Más tensa promete ser la atmósfera en su reunión con Macron, a quien Trump planea reprender por la "discriminatoria" imposición de una tasa sobre los ingresos de los servicios digitales de las grandes tecnológicas estadounidenses, como Google y Facebook.

Trump ya amenazó en julio a Francia con "acciones recíprocas" y llamó "estúpido" a Macron por anunciar ese impuesto, y prevé quejarse de nuevo en Biarritz por el carácter "completamente contraproducente" de esa medida, indicó la citada fuente.

Tampoco se espera un encuentro cálido con Merkel, con la que Trump tiene una relación fría y a la que planea insistir sobre la necesidad de que Alemania aporte el 2 % de su PIB a la OTAN, además de instarle a "disminuir la dependencia de fuentes de energía gasística rusas", apuntó el funcionario.

En un momento de inquietud en los mercados sobre la posibilidad de una recesión en Estados Unidos, Trump defenderá en Biarritz los datos macroeconómicos en su país "y los contrastará con lo que está ocurriendo en Europa, donde el crecimiento se ha estancado", señaló otra funcionaria.

Dado que el G7 "funciona por consenso", no se espera que EE.UU. convoque a un voto sobre la posibilidad de reincorporar a Rusia, que fue expulsada del foro en 2014 tras su anexión de Crimea, pero la Casa Blanca sí anticipa una "conversación sobre la participación" futura de Moscú en el grupo, algo que Trump apoya rotundamente.

En su bilateral con Abe, Trump conversará sobre el tratado comercial que ultiman ambos países; mientras que en su conversación con Modi, quien ha sido invitado pese a que India no es miembro del G7, saldrán a relucir los roces entre India y Pakistán por el territorio disputado de Cachemira.

Trump se ha ofrecido en los últimos meses a mediar en ese conflicto y ha mantenido contactos frecuentes con India y Pakistán, por lo que aprovechará su reunión con Modi para preguntarle cuál es su plan para "rebajar las tensiones" tras la decisión india de revocar el estatus especial de la región, afirmó otra fuente.