EFE NewsSan Juan

Los activistas puertorriqueños de derechos humanos Pedro Julio Serrano e Ivana Fred celebraron este lunes la revocación tomada hoy por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la prohibición impuesta por su predecesor en el cargo, Donald Trump, a los transgénero en las Fuerzas Armadas del país.

"No creo en la milicia, pero menos creo en el discrimen. Por lo que este es un logro que permitirá, nuevamente, a las personas trans a tener oportunidades en las fuerzas armadas, de así desearlo", sostuvo Serrano en un comunicado de prensa.

El activista gay resaltó que "la inequidad, la violencia y la falta de oportunidades para la gente trans es un asunto que debe ser prioritario. Esperamos que sigan surgiendo iniciativas como ésta que eliminen todo vestigio de discrimen hacia la gente trans".

Fred, por su parte, opinó que la decisión tomada este lunes por Biden "es un paso en la dirección correcta".

"Las personas trans sufrimos de mayor desempleo, desigualdad y violencia, por lo que acabar con el discrimen en todas las áreas es esencial para poder alcanzar nuestro máximo potencial. Ahora, las personas trans podrán volver a alistarse en la milicia estadounidense de considerarlo un vehículo para su desarrollo", añadió.

Biden firmó una orden ejecutiva que "establece la política de que todos los estadounidenses que estén cualificados para servir en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos debería poder servir", según un comunicado de la Casa Blanca.

"El presidente Biden cree que la identidad de género no debería vetar el servicio militar, y que la fortaleza de EE.UU. se halla en su diversidad", indicó la nota.

El texto agregó que "permitir a todos los estadounidenses cualificados servir a su país bajo un uniforme es mejor para las Fuerzas Armadas y para el país, porque una fuerza incluyente es una fuerza más efectiva".

Esta decisión revoca las órdenes de Trump que prohibían la presencia de militares transgénero en las Fuerzas Armadas, e instruye al Pentágono y al Departamento de Seguridad Nacional a que garanticen que todas las políticas sean coherentes con la medida.

Asimismo, establece que se identifiquen y examinen de inmediato los registros, así como su "corrección", de uniformados a los que se les haya denegado de forma involuntaria continuar sirviendo en las Fuerzas Armadas o que hayan sido dados de baja o apartados "sobre la base de la identidad de género o bajo circunstancias relacionadas con la identidad de género".

La Administración de Barak Obama (2009-2017), en la que Biden fue vicepresidente, levantó una prohibición previa a los transgénero para servir en el Ejército en 2016.