EFEUSASan Juan

Las fuerzas de seguridad de Puerto Rico y federales en la isla llevaron a cabo este martes un allanamiento en el Complejo Correccional de Bayamón, aledaño a San Juan, para minimizar el contrabando y trasiego de drogas y equipos electrónicos entre los presos.

Alrededor de 30 agentes del FBI, la Patrulla Fronteriza (CBP, en inglés), la Oficina de Control de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés) y el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos (DHS, en inglés) participaron del operativo.

Los oficiales de estas agencias se unieron a las del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) de Puerto Rico y la Unidad canina del DCR para llevar a cabo el operativo, según explicó el secretario designado de la agencia local, Eduardo Rivera.

"En las pasadas semanas hemos podido incautar contrabando. Estamos dándole bien duro a la seguridad, y reforzar la seguridad al máximo", indicó Rivera.

"El fin último es minimizar el contrabando en las cárceles", enfatizó el funcionario, quien al momento dijo que los canes habían marcado cinco vehículos con contaminación de posibles sustancias controladas, pero nadie había sido detenido.

El operativo de hoy se llevó a cabo un día después de que oficiales de la cárcel Centro de Ingresos Metropolitano Bayamón 705 ocuparan un contrabando que iba dirigido a los reos y que contenía gran cantidad de marihuana, celulares, cargadores de celulares y diversidad de medicamentos controlados.