EFE NewsSan Juan

El aspirante penepé por la alcaldía de San Juan, Miguel Romero, desmintió las alegaciones de las candidatas al Senado por Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Marilú Guzmán y Rosa Seguí, de que éste impulsó beneficios contributivos a desarrolladores a cambio de un descuento de una vivienda.

"Falsas, difamatorias y teorías de conspiración que parecen salir de una novela de ciencia ficción", describió Romero en un comunicado de prensa las imputaciones hechas por Guzmán y Seguí este domingo en una rueda de prensa.

"Es una teoría de conspiración que no tiene fundamentos, sin hechos o base legal ninguna. Para conocimiento de todos, este servidor compró su hogar hace 10 años como cualquier hijo de vecino. En ese momento, no era legislador y mucho menos recibí trato especial particular en la compraventa de mi hogar", aseguró.

De acuerdo con Guzmán y Seguí, Romero recibió un descuento de 57% por pie cuadrado en la compra de apartamento de lujo en el Condominio Mirador del Parque en Hato Rey, cuando este fue el secretario del Departamento del Trabajo bajo la gobernación de Luis Fortuño (2009-2013), según dijeron en un comunicado de prensa.

Y durante ese tiempo, Romero, quien también formaba parte del equipo económico de Fortuño, impulsó la creación de un programa de exenciones contributivas para la compra de viviendas.

Ante ello, Romero sostuvo que como titular del Departamento del Trabajo "no estuve envuelto, ni trabajé con nada que tuviese que ver con incentivos para desarrollo de viviendas".

"Decir lo contrario es un acto irresponsable con el único fin de manchar reputaciones", aseveró el senador.

"El MVC alega representar una manera de hacer política nueva. Sin embargo, hoy vemos cómo realmente utilizan lo peor de la política vieja y tradicional para manchar y difamar maliciosamente. Reitero que las expresiones hoy hechas por las candidatas son absolutamente falsas y no se sostienen en ningún hecho que tenga que ver conmigo. Es un claro menosprecio a la verdad", agregó.

"Repudio enérgicamente los ataques falsos y difamatorios contra mi hoy presentados. Nuestra campaña está basada en propuestas y no descansaremos hasta lograr nuestro cometido por el bien de todas las comunidades sanjuaneras", expresó Romero.

Según revelaron Guzmán y Seguí, el 2 de septiembre de 2010, Fortuño firmó la Ley de Estímulo al Mercado de Propiedades Inmuebles, Ley 132-2010.

Esta ley creó un programa de exenciones contributivas para facilitar y propiciar la compra de viviendas y otras propiedades inmuebles mediante la concesión de beneficios contributivos.

La misma, de igual forma, tenía una restricción en el tiempo para participar de este programa, supuestamente para incentivar las compras.

Dos meses después, el 28 de noviembre de 2010, especificaron Guzmán y Seguí, Romero cerró la hipoteca de 403.000 de dólares del apartamento.

Y de acuerdo con Seguí, como comprador beneficiario de la Ley 132-2010, Romero no tuvo que pagar impuestos al Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) por su apartamento desde el año 2011 hasta el 2015, mientras el resto de la población pagaba la sobretasa especial del CRIM impuesta bajo la Ley 7, hasta el verano de 2013.