EFEUSASan Juan

La muerte de seis personas este lunes en un tiroteo en San Juan y otras dos en un acto similar el domingo ha vuelto a poner el debate sobre la falta de seguridad ciudadana en muchas partes de Puerto Rico y ha llevado a la gobernadora a convocar una reunión de urgencia con las agencias de seguridad.

Ante la creciente alza de la inseguridad ciudadana, las autoridades, con la gobernadora a la cabeza, Wanda Vázquez, han apostado por que los policías hagan turnos de doce horas y repartir entre unidades el número de policías, así como incrementar acciones preventivas.

La decisión fue adoptada tras una reunión de Vázquez con las principales agencias y responsables de seguridad de la isla, menos de un día después del impactante suceso.

El tiroteo se produjo este lunes a las siete de la tarde en Río Piedras, en San Juan, en el residencial Ernesto Ramos Antonini. Murieron en el acto cuatros hombres y una mujer.

Varios vídeos difundidos por las redes sociales en la isla han impactado a los puertorriqueños donde se puede ver un intenso intercambio de tiros de casi un minuto de duración.

Otra persona resultó gravemente herida, que falleció a primera hora de este martes, lo que eleva a seis los muertos.

Se trata de Alexis Antonio Padilla, de 21 años, el joven que resultó críticamente herido en la masacre escenificada anoche, en Río Piedras, y, al parecer, uno de los autores de la matanza.

Las fuerzas de seguridad han hallado hasta mil casquillos de casquillos de bala y cree podría tratarse de un asunto relacionado con el narcotráfico.

El jefe de las fuerzas de seguridad de la isla, Henry Escalera, indicó este martes, en declaraciones a la emisora de radio local WKAQ, que el suceso ocurrió en un punto de droga establecido en el complejo de vivienda pública, aunque no confirmó que el hecho esté directamente relacionado al narcotráfico.

"En esta etapa no se puede destacar nada, si era ese ángulo (tráfico de drogas) o una rencilla, eso es parte de la investigación y todavía están en el área investigando", dijo Escalera.

La policía detalló que los muertos han sido identificados como Ángel Henriquez, de 21 años, Jordan Junior Castillo, de 25 años, Ermes Omar Sanjurgo, de 25 años, y Emmanuel Enrique Báez, de 43 años.

La mujer asesinada fue identificada como Kathia Matos, de 26 años.

Uno de ellos era buscado por las autoridades policiales federales.

La policía continúa este martes en el lugar de los hechos.

Tras el encuentro con Vázquez, el jefe del Departamento de Seguridad Pública, Elmer Román, anunció que también podría ocurrir que se pasen efectivos de unas unidades a otras.

Además explicó que la gobernadora está "muy preocupada" por el alza de la inseguridad e indicó que tras lo ocurrido este fin de semana ha quedado patente "que no podemos hacer más de lo mismo y estamos haciendo los ajustes para implementar la vigilancia e intervención y estaremos aumentando la presión a estas organizaciones delictivas para que entiendan que aquí se respeta la ley y el orden".

A su vez, reconoció que el número de efectivos es limitado y hay necesidad de más efectivos policiales.

"Estos delitos son difícil de prevenir en muchas circunstancias porque yo no puede tener un policía en cada esquina, pero sí lo que tenemos que hacer es asegurar que se vea más la presencia, por eso es que en este caso vamos a tener que incrementar los turnos, traer personal de otras áreas", agregó.

Por su parte, Escalera indicó que se van a hacer una serie de ajustes en unas "áreas específicas" aunque no detalló en que consistirían.

Este múltiple asesinato de este lunes en la capital de Puerto Rico se produce un día después de que hubiera otro tiroteo entre dos vehiculos en una autovía cerca de la capital en la vecina localidad de Guaynabo, en el norte de la isla, frente a otro residencial.

A consecuencia de este suceso que se registró en la mañana de este domingo, fallecieron dos personas que iban juntas en uno de los vehículos implicados.

Varios residenciales en la isla son puntos de venta de droga, de marginación y criminalidad, según las autoridades.

En el caso del suceso de este domingo, el mismo estaría ligado al narcotráfico.

El suceso ha reabierto el debate sobre la inseguridad ciudadana en la isla.

Hoy el portavoz de la mayoría en el Senado, Carmelo Ríos, anunció que presentará legislación para cambiar las Reglas de Procedimiento Criminal para que mediante aplicaciones de teléfonos móviles, los ciudadanos que sean testigos de algún delito, puedan enviar dicha evidencia directamente a la policía.

Asimismo, informó que recomendará, en la pieza legislativa que radique, que las cámaras de seguridad de los negocios sean de alta definición para que la figura de los individuos se vea claramente.

"En las vías de rodaje no es atípico ver a un ciudadano que grave un evento...Hay unas tecnologías que existen en otras jurisdicciones donde, mediante en una aplicación, y esto se utilizó hasta en el gobierno, pudiéramos alterar las Reglas de Procedimiento Criminal, porque estamos hablando de evidencia, donde el ciudadano, en el momento que está viendo que se está cometiendo un delito, pudiera grabar con esa aplicación y esa aplicación envía la información directamente a la Policía y que la Policía dentro del proceso investigativo pueda atender ese crimen que se cometió", dijo en el pleno durante su turno.

"Estamos hablando en potencia de sobre dos millones de policías en Puerto Rico...sin tener que arrestar a nadie", argumentó el legislador.