EFE NewsSan Juan

El Departamento de Salud de Puerto Rico reportó este sábado una muerte por COVID-19 (total: 142); mientras, se registraron 208 resultados de nuevos casos únicos positivos entre pruebas serológicas y moleculares situando la cifra total en casi 5.000.

El Sistema de Vigilancia, al momento de emitir el reporte, no registró decesos; mientras, el Registro Demográfico reportó una muerte mediante criterio clínico y documentada por un profesional médico en su acta de defunción, según sugerido por las guías del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés).

La muerte corresponde a un hombre de 83 años, de la región de Caguas.

Con esta muerte añadida, el total de los decesos registrados a través del Sistema de Vigilancia permanece en 63 y las reportadas a través del Registro Demográfico, suman 79.

Es importante recordar que cualquier fallecimiento registrado luego de emitido el reporte, se verá reflejado en informes posteriores.

Al momento de emitir el reporte, se registraron 30 casos positivos bajo pruebas moleculares, por lo que el total de resultados únicos positivos reportados bajo esta variable es 1.360.

De otro lado, el total de los resultados de pruebas serológicas registrados en el último informe es 178; sin embargo, el total de casos únicos positivos por pruebas serológicas fue ajustado para reflejar 87 resultados adicionales; las muestras de esos casos fueron tomadas del 15 de abril al 19 de mayo.

Dichos resultados fueron identificados mediante el esfuerzo de diferentes entidades, laboratorios clínicos y el Departamento de Salud para asegurar que toda muestra realizada para COVID-19 sea registrada en el Bio Portal, independientemente de la fecha que se tomó la misma.

El total de resultados a pruebas serológicas es 3.555; mientras, el número total de casos únicos positivos es 4.915.

De esta totalidad de casos únicos positivos, 2.521 corresponde a mujeres y 2.394 a hombres.

A modo de prevención, el Departamento de Salud reitera el cumplimiento de las medidas de precaución y protección para evitar la propagación del virus en la isla.

Esto incluye, pero no se limita, a la práctica del distanciamiento social, el uso obligatorio de mascarillas y el lavado de manos, o uso de higienizante, con frecuencia.