EFEUSASan Juan

La comisionada residente de Puerto Rico en Washington DC, Jenniffer González, abogó hoy por la defensa de miles de empleos directos e indirectos de la industria de la pelea de gallos en la isla y por respetar el debido proceso legislativo para atender el clamor de los ciudadanos a favor de que continúen.

La congresista dijo en conferencia de prensa en Washington DC, acompañada de varios legisladores puertorriqueños y representantes de la industria, que presentó legislación bipartita firmada por los delegados de todos los territorios de Estados Unidos, para dejar sin efecto la prohibición a nivel federal de las peleas de gallos.

"La prohibición le da un cantazo económico a esta industria y a las más de 20.000 familias que dependen de ella. Gracias a la comisionada residente por asumir postura en favor de este deporte ya que no se celebró vistas. La Legislatura de Puerto Rico y la Industria Gallística piden que se celebren vistas y que sean los territorios quienes digan lo que quieren hacer", dijo Urayoán Hernández, portavoz alterno de la Cámara de Representantes de Puerto Rico.

"Hoy comienza la ofensiva de cabildeo para garantizar el proceso legislativo como se merecen los ciudadanos americanos. Venimos con argumentos, con la información certera y necesaria para persuadir al Congreso y para poder revertir este duro golpe. Esto es otra muestra de los poderes plenarios del Congresos sobre el territorio de Puerto Rico que así como legisló una Junta hoy prohíbe este deporte", expresó José Pérez, presidente Comisión Recreación y Deportes de la Cámara de Representantes.

"La medida que presenta hoy la comisionada ayuda a la industria y a nuestra economía. Las peleas de gallos son parte de nuestra cultura y nuestro gobierno tiene leyes que regulan este deporte", dijo José Pérez, senador por el distrito de Arecibo y presidente de la Comisión de Turismo del Senado.

"Estamos aquí respaldando a nuestra comisionada residente, Jenniffer González con este nuevo proyecto de ley que busca eliminar la enmienda que elimina, la industria de las peleas de gallos en Puerto Rico porque reconocemos el impacto económico que esto tendría en la Isla convirtiéndose así en un segundo huracán para Puerto Rico. Tenemos que hacer todo lo posible para evitar que esto ocurra", dijo Joel I. Franqui Atiles, presidente de la Comisión de Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales.

La medida fue firmada por la comisionada residente, Jenniffer González, Gregorio Kilili Camacho Sablan (I-Islas Marianas del Norte), Aumua Amata Coleman Radewagen (R-Samoa Americana) Stacey Plaskett (D-Islas Vírgenes Americanas) y Michael San Nicolas (D-Guam).

Desde la Ley Agrícola del 2002, el Congreso ha incluido una redacción muy similar al Acta de Bienestar Animal; en donde las peleas de gallos están prohibidas en los Estados Unidos, pero son legales si el estado o el territorio regulan el evento y el ave no es parte de comercio interestatal.

La comisionada denunció que este asunto no ha sido completamente examinado y catalogó como muy preocupante el hecho de legislar sobre el distrito de un miembro del Congreso sin ningún tipo de aviso previo.

Además reveló que no se celebraron vistas públicas, no se analizó el impacto económico, a los territorios no les fue otorgado el tiempo correspondiente para debatir este asunto, ni fueron consultados para el borrador en ninguna reunión de comité ni por cortesía congresional.

Es "un modo de vida para muchas representados y me preocupa que convierta a muchas personas en parte de una industria clandestina como las leyes sobre reguladas frecuentemente hacen. Podemos ver el surgimiento de mercados negros y encontrarnos más daño que bien a esas aves que participan", aseveró.