EFEUSASan Juan

Desde que estallara el brote de dengue en Jamaica el 9 de enero de 2019 hay seis niños menores de catorce años que han fallecido por dicha causa, anunció hoy el ministro de Salud, Christopher Tufton.

El año pasado murieron en todo el año dos.

Cinco de los menores murieron en la capital Kingston y en San Andrés, mientras que el sexto falleció en Portland.

A su vez, dijo que hay 1.166 casos entre confirmados sospechosos de padecer dengue en el país, mientras que en todo 2018 fueron 1.023.

Tufton agregó que el número de casos semanales se está ahora estabilizando pero que es necesario que pasen dos o tres semanas para saber si es una tendencia constante y "saber que es un dato positivo".

A su vez, tranquilizó a la población e indicó que hay suministros de medicamentos suficientes para combatir la infección.

"No hay falta de medicamentos ni en el sistema sanitario público ni privado", manifestó a la vez que cifró en 600 millones de dólares jamaicanos (unos 4.453.390,06 dólares) la cantidad destinada por el gobierno para luchar contra el brote.

Por otro lado, instó a la población a buscar y destruir lugares de cultivo del mosquito portador en sus casas y a que acudan al médico en cuanto sientan los síntomas, así como completar los tratamientos que los médicos receten.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el dengue es una infección vírica transmitida por la picadura de las hembras infectadas de mosquitos del género Aedes.

Hay cuatro serotipos de virus del dengue (DEN 1, DEN 2, DEN 3 y DEN 4).

El dengue se presenta en los climas tropicales y subtropicales de todo el planeta, sobre todo en las zonas urbanas y semiurbanas.

Los síntomas aparecen 3-14 días (promedio de 4-7 días) después de la picadura infectada.

El dengue es una enfermedad similar a la gripe que afecta a lactantes, niños pequeños y adultos.

Los síntomas son una fiebre elevada (40Cº) acompañada de dos de los síntomas siguientes: dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o sarpullido.