EFEUSASan Juan

Cerca de un centenar de personas en tablas de surf de remo, surf, motos acuáticas y cualquier artilugio que flotara protestaron este domingo llegando por mar para exigir la renuncia del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, ante La Fortaleza, la sede del Ejecutivo en el casco histórico de San Juan.

Las manifestaciones para exigir que Rosselló deje el cargo por participar en el chat de miembros del Ejecutivo en el que se insulta y ríen de políticos, artistas, mujeres y periodistas vivió hoy un nuevo episodio con esta original manera de protestar.

Los disconformes con Rosselló llegaron a la Fortaleza remando en todo tipo de tablas dando una nota de color a esta crisis institucional que vive la isla caribeña desde que el pasado sábado el Centro de Periodismo Investigativo filtrara las casi 900 páginas de un chat de la red de mensajería de Telegram.

El gobernador y su círculo más íntimo arremeten en el chat contra personas de distintos colectivos sociales, oposición y hasta compañeros de partido.

Aunque la protesta de hoy tenía cierto carácter festivo, la Policía había establecido alrededor de La Fortaleza un perímetro con boyas que no dejaba superar.

Algunos de los manifestantes intentaron pasar los límites establecidos, lo que dio lugar a advertencias por parte de la Policía.

Los manifestantes que llegaron por mar portaban pancartas pidiendo la renuncia de Rosselló.

No estaban solos, ya que desde la orilla otros manifestantes aplaudieron el esfuerzo de estos deportistas disconformes con Rosselló.

El pasado viernes, ya se vivió, esta vez en la parte del Puerto de San Juan, una situación similar cuando decenas de motos acuáticas se acercaron hasta el Viejo San Juan para acompañar una manifestación convocada por los sindicatos.

La manifestación acuática es la primera de las que se esperan hoy en San Juan, ya que le seguirá una del colectivo LGBT y otra de artistas.

Rosselló tiene mañana una nueva prueba para mantenerse en el cargo con la manifestación y paro nacional convocada, que, de momento, ha supuesto que Plaza Las Américas, el primer centro comercial del Caribe, anuncie que no abrirá sus puertas por la cercanía de la concentración.