EFEUSASan Juan

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, envió una carta al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en respuesta a declaraciones del Departamento de Estado federal ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (IACHR, en inglés), con relación a la demanda en contra de EE.UU por violación a los derechos humanos de los ciudadanos en Puerto Rico.

La misma fue presentada por el exgobernador Pedro Rosselló González en el 2006, según recordó hoy en un comunicado La Fortaleza.

En la carta a la OEA, la administración Trump busca desestimar la demanda presentada por Rosselló y alega que Estados Unidos no está en violación de la Declaración Americana, la cual fue firmada por Estados Unidos en 1948, y constituye un marco legal para la protección de los derechos humanos en el hemisferio americano, según remarcó hoy la administración puertorriqueña.

"El trato desigual que ha recibido el pueblo de Puerto Rico en instancias particulares de la respuesta al huracán María, junto a las posiciones tomadas por el Departamento de Estado federal ante esta demanda, constituyen evidencia contundente de que no todos los ciudadanos americanos son iguales", expresó el gobernador de Puerto Rico.

"Declarar que Puerto Rico es un territorio de Estados Unidos con gobierno propio, como indica la misiva, ignora el hecho de que el Congreso utiliza sus poderes plenarios para imponer leyes federales a los puertorriqueños, sin que éstos tengan representación en el Senado de los Estados Unidos, ni representación con voto en la Cámara de Representantes", afirmó el primer ejecutivo.

Ricardo Rosselló añadió, según el comunicado, que el "gobierno federal intenta legitimar una relación colonial, indigna e injusta, donde se discrimina contra ciudadanos americanos que residen en un territorio bajo la propia bandera de Estados Unidos".

El Departamento de Estado federal declaró que los puertorriqueños sí pueden votar por su presidente, pero no mientras viven en Puerto Rico.

"Estos argumentos obvian que los ciudadanos americanos que residen en Puerto Rico quieren votar por su presidente y, al mismo tiempo, continuar residiendo en la isla," indica Rosselló en la carta cursada a Trump.

Rosselló además recordó a Trump que los puertorriqueños han votado por la igualdad política en dos ocasiones, y que su Gobierno no puede continuar ignorando los deseos de sobre tres millones de ciudadanos americanos.

"Le pido que su administración sostenga los valores democráticos, la libertad y la búsqueda de la felicidad, tal cual establecen la Declaración de Independencia y la Constitución de los Estados Unidos, y que reconozca que el estatus político de Puerto Rico es discriminatorio y permite un trato desigual a ciudadanos americanos. Confío en que, por medio de este reconocimiento, podamos trabajar mano a mano para abolir la colonia de una vez y por todas", concluyó Rosselló.

La Organización de Estados Americanos celebrará una sesión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 14 de octubre en Boulder (Colorado), en la que las partes interesadas declararán.